Y los 3 mejores medicamentos para la tos son…

¡Si te gustó comparte!

Si ya entraste a este artículo, estoy más que seguro que te dejará algo, como a mí. Yo ya sabía que el terreno era empedrado y cuesta arriba, pero no pensé que tanto. Incluso resultó más difícil que lo que investigué acerca de si los multivitamínicos servían o no. Si aún no lo has leído, aquí está. Espero que te sorprenda, y sobre todo que te sirva.

A partir de hoy cuando alguien te mencione algún remedio para la tos, estoy seguro que recordarás este artículo, producto de una revisión a conciencia sobre la información médica y científica disponible sobre los beneficios de los antitusígenos. ¡Vamos pues!, a poner a cada medicamento en su lugar. Pero antes, como siempre, algo a tomar en cuenta:

¿Porqué es tan difícil analizar a las medicinas para la tos?:

Créeme: les queda un buen camino por recorrer. Distan mucho de poseer la información directa que uno quisiera para hacer este veredicto más simple. El principal problema es que se usan para tratar la tos que se desprende de una enfermedad común que viene siendo la gripe o resfriado, mismas que máximo en 2 semanas tienen para curarse. Entonces, es muy difícil precisar si la mejoría de la tos se debe a la medicina que te tomas (jarabe o tableta) o simplemente mejoras porque ya tu cuerpo está derrotando al virus en cuestión. Sé que suena demasiado simple, pero así es, desde ahí parte el problema.

Lo otro es que los estudios iniciales datan de la década de los 80´s. Muchos de ellos con pocos pacientes, sin un diseño metodológico adecuado, lo que hace que el material disponible para ser analizado no sea de la mejor calidad, por lo tanto, la evidencia que se encuentra tiene sus limitaciones.

Y tan difìcil es, que para acabar pronto: “la información médica actual no puede ni estar a favor ni en contra de los antitusígenos”. Se necesitan más estudios. Imagínate. Eso dice el resumen final de todo lo que leí. Pero como médico debo darte una respuesta.

Una vez vistas estas limitaciones, debo apoyarme en el análisis correspondiente de cada fármaco, con sus potenciales efectos secundarios y en la opinión de los expertos que en base a su conocimiento y experiencia clínica nos orientan sobre lo que es mejor a falta de más datos (esto se llama consenso). Hasta esas llegué. Fue de mucho provecho; me ha encantado estudiar este tema (gracias blog).

Esta lista nos llevará a saludar a algunos viejos conocidos terminando en algún momento con la ansiada respuesta que esperas obtener. Si alguna vez has tenido tos, siéntete orgulloso: has entrado en la lista de personas que han experimentado el síntoma más frecuente (y tal vez molesto) que ha acompañado a la humanidad en toda su historia.

¡Veamos quienes llegaron hasta el final y quienes se quedaron en el camino!:

Guaifenesina:

Adorada por mi hermana, es la primera ilusión que rompe este blog. La mayoría de los que consumen las medicinas para la tos son niños ¿no?. Bien, no hay evidencia científica que nos indique que funcione, que impacta en la tos. Su seguridad en población pediátrica tampoco establecida. Guaifenesina ¡Fuera!. Por mí no hay problema, sé que has estado cerca de ella durante años, si así lo sientes, puedes llorar.

Codeína:


Es un opioide, de la misma familia de la morfina. Incluso, se convierte en morfina cuando pasa por al hígado. Actúa directamente en sistema nervioso central. Hay personas cuyo hígado convierte la codeína en morfina mucho más rápido, lo que puede llevar a acumulación importante de esta última en sangre con efectos secundarios graves en estos pacientes. Eso si sirviera. En realidad los datos de los estudios que tenemos de la codeína y de la morfina, no son alentadores. En muchos estudios no superan al placebo (sustancia inerte). Tal vez lo utilizaría en caso de un paciente con cáncer terminal, por los obvios beneficios que me podría traer la morfina, pero nada más. El consenso de expertos de la Asociación Americana de Pediatría no lo recomienda en menores de 18 años. Por lo tanto: ¡Largo de aquí, codeína!.

N- acetilcisteína:

 

El famoso antídoto para quien decida tomarse un puñado de tabletas de paracetamol. Tuvo su auge hace ya varios años. La mala noticia es que hasta el 2014, en esa última revisión de cochrane, no hay datos que sustenten que sirva contra la tos. Además de que está descrito que puede provocar broncoespasmo (cierre de los bronquios con consecuente dificultad respiratoria); aumento de secreciones bronquiales e incluso agravamiento de la tos. Si alguna vez lo amaste, te lo juro, no era para ti. Déjalo ir. Otro soldado caído en batalla.

Ambroxol:


Derivado de la bromhexina, es muy popular entre las mamás y las vecinas. Acompaña desde hace mucho tiempo a la humanidad doliente. Es uno de esos medicamentos también despreciados en el sistema público de salud. “Ve nomás: solo me dieron ambroxol. Ni la desvelada siquiera”. Esta paciente no lo sabe, pero a pesar de el uso popular del ambroxol, la recopilación de estudios llevada a cabo en el 2016, solo le otorga cierto beneficio en uno, nada más. Sé que los ojos de más de uno se están inundando. Te lo juro no es mi intención. Te recordaré con cariño mi querido ambroxol, pero en esta búsqueda incesante del mejor medicamento contra la tos, has quedado fuera de la contienda. Todos por favor, un minuto de silencio (o de aplausos) para este héroe milenario. Nos ponemos de pie…

Mentol:

Pertenece a los remedios tópicos contra la tos. Lleva décadas en el mercado. Desde pequeño, siempre en los cajones del cuarto de mi madre hubo alguno. Me preguntaba en ese entonces para qué servía, y hoy que me doy una idea, descubro que su evidencia para combatir la tos no es suficiente para recomendarlo y además puede tener efectos secundarios al ser inhalado, como dificultad respiratoria, opresión torácica y hasta angioedema. Probablemente mamá me reclame al leer esto, pero la verdad ante todo, (o lo más cercano a ella). Vivirás en mis recuerdos, pero no en mi botiquín para tratar la tos. ¡Hasta siempre, mentol!.

Una vez descalificados aquellos que nada tienen que hacer, damos un giro a esta lista, y nos adentramos en el terreno que nos llevará a conocer al podio, en donde espera el campeón de campeones, pero antes, un reconocimiento:

Mención honorífica:

Andrographis Paniculata:

No es un medicamento, sino un extracto de dicha planta. Es de origen natural y tiene estudios que avalan su uso para tratar la tos aguda por resfriado común o bronquitis aguda. El sitio Cochrane califica la calidad de la evidencia en un 7-8 sobre 10. Bastante buena opción. Principales efectos secundarios: gastrointestinales. No se da en embrazo ni en lactancia. Le doy la mención honorífica porque se trata de una posibilidad de tratamiento natural, pero que cuenta con las credenciales necesarias para ganar la batalla a otros fármacos ya mencionados. Pocos casos así hoy en la medicina.

Y sin más, el top 3:

3.-Dextrometorfano:


Pura y simplemente, es el que mejor evidencia tiene contra la tos. Comercializado en 1960, sus ensayos clínicos fueron solo en adultos y después se calculó la dosis para niños. Simplemente. Lo que encontré es que hay casos de uso del dextrometorfano como droga por parte de adolescentes incluso, y eso ha llevado que haya lugares en donde se prohíba su venta a menores de 18 años. Puede haber mareos, alucinaciones (a dosis más elevadas), vómitos, irritabilidad y nerviosismo. Sin embargo, al existir pacientes que pueden no dormir por la tos; alcanzar episodios donde no pueden respirar debido a que están tosiendo u otros casos donde se registran hasta fracturas de costillas por el esfuerzo de tos, es preciso contar con el medicamento con mejor evidencia disponible y ese es el dextrometorfano. En europa, en caso de fracasar el campeón de campeones, se recomienda que se utilice este medicamento. No se debe administrar en menores de 2 años. Por sus efectos secundarios, y la historia de abuso como droga, con incluso posibilidad de muerte, se queda con el puesto número 3. No puede avanzar más.

2.-Levodropropizina:

Puede provocar agotamiento, confusión mental, somnolencia y mareo. Su evidencia es un poco más baja que la que se encuentra para el dextrometorfano. También se debe usar en mayores de 2 años. Debido a no contar con historia de suicidio y ser un antitusígeno periférico; de que la evidencia en general sobre la utilidad de los medicamentos para la tos no es tan clara aún (no se sabe si el beneficio está por el medicamento o porque el cuerpo está curando ya la infección y además no hay datos en contra ni a favor en este momento sobre los antitusígenos) y por su relativo perfil de seguridad que es mejor que el del dextrometorfano, se queda con el segundo lugar. Yo escogería este para mí, de esos dos. La seguridad es primero, pero:

La tos aguda dura menos de 2 semanas. Todo lo que supere 4 semanas de duración debe requerir una evaluación médica para descartar otras causas, ya que no es normal. Los medicamentos contra la tos tienen efectos secundarios que debido a las dudas que hay sobre su eficacia, y que la enfermedad que origina la tos se va a terminar curando sí o sí, lo ideal sería que tales medicamentos no se utilizaran salvo en muy contadas excepciones. Si no hay mejoría con este primer lugar, habrá que llegar al 2do. y 3er. medicamento de la lista arriba mencionados. Sin embargo, el mismo consenso de expertos de la Asociación Americana de Pediatría y el British Medical Journal en su revisión del 2016, así como otras referencias consideran que el ganador indiscutible y que hay que probar antes de pasar a otros medicamentos es:

1.-¡La Miel con limón!:


Me da mucho gusto, en un mundo donde se le critica a la medicina su incapacidad para reconocer tratamientos antiguos porque no hay evidencia que los sustente, el encontrar que mi misma medicina tiene la capacidad de juzgar objetivamente las opciones terapéuticas disponibles antes de desecharlas y darles como hoy su lugar en los tratamientos. Estoy muy contento. Ahora no solo es que se nos ocurrió: tenemos un punto sólido con medicina basada en evidencias para decir que la miel con limón es la mejor opción hasta el momento para tratar la tos aguda por resfriado común o bronquitis aguda.

En este caso, la justicia ha llegado para todas las mamás: La miel con limón ha demostrado que mejora la tos, aunque sea en períodos cortos teniendo que repetirse las dosis. Los niños pueden empezar a recibirla si son mayores de 1 año. Siéntanse con la total libertad de seguirla recomendando. Aquí sí, no requieren receta.

Felicidades a todas las abuelitas y madres del mundo.

Especialmente a la mía.

Dr. Luis Enrique Zamora.

Médico Internista.

Fuentes bibliográficas:

Moryce, Alyn; Kardos, Peter: Comprehensive evidence-based review on European antitussives. BMJ Open Resp Res 2016;3

Ugarte, Ramón: antitusígenos y mucolíticos. Asociación Vasca de Pediatría de Atención Primaria. Noviembre, 2012.

Wagner, L.: Herbal Medicine for Cough: a Systematic Review and Meta-Analysis. Complementary Medicine Research 2015.

Diagnosis and treatment of chronic cough: ACP journal 2017.

Over-the-counter (OTC) medications for acute cough in children and adults in community settings: Cochrane 2014.

Zanasi, Alessandro: A Meta-Analysis on the Efficacy of Levodropropizina in Adults and Children with Cough.ltidisciplinary Respiratory Medicine (2015) 10:19

Médico Internista, expositor, conferencista, docente y ¡blogger!. Ejerzo desde el 2007. Te acercaré a la medicina como nunca antes lo has visto. Lo que aprenderás en mi blog te será útil todos los días. Tal vez no te guste enterarte de todo lo que leas, pero cambiará tu vida, te lo aseguro.

¡Si te gustó comparte!

Sobre Dr. Luis E. Zamora 50 Artículos

Médico Internista, expositor, conferencista, docente y ¡blogger!. Ejerzo desde el 2007. Te acercaré a la medicina como nunca antes lo has visto. Lo que aprenderás en mi blog te será útil todos los días. Tal vez no te guste enterarte de todo lo que leas, pero cambiará tu vida, te lo aseguro.

2 Comentarios

  1. Aquí en España la pediatra me dio para mi hijo un jarabe que se llama “Stodal”; al ver q era homeopático me quedé muy sorprendida y escéptica pq nunca utilicé homeopatía y la considero una patraña, pero debo reconocer que este jarabe funciona de verdad…

    • Esa es la duda de siempre: la tos es debida a infecciones que en un lapso menor a 15 días mejoran, lo que deja la duda respecto a la eficacia de muchos antitusígenos, más con el de origen homeopático. Tomando en cuenta lo que describo en el artículo, me quedo con esta explicación para la mejoría de su pequeño, lo que más allá de cualquier tratamiento, me da mucho gusto.

¡Deja un comentario para la posteridad!