¡No te volverán a ver la cara con la ozonoterapia!:

¡Si te gustó comparte!

Elevas los ojos al cielo, y aunque no lo ves, sabes que ahí está, protegiéndote de los rayos ultravioleta del sol y evitando al mismo tiempo que tu planeta se enfríe.

Después, ya no solo lo imaginaste en el cielo, ahora lo veías anunciado en cada esquina, en cada página de internet, y en negocios de belleza. Cuenta la leyenda que un día alguien levantó una piedra y encontró un anuncio de ozono que prometía curarlo todo: desde la celulitis hasta el envejecimiento, incluyendo curar heridas difíciles de sanar y mejorar el dolor de las hernias de disco.

Juran que lo han visto ganar las batallas más desesperadas, emulando las curas más famosas vistas en la biblia. Tantos testimonios dando fe de curación, salvados por una terapia que no tiene efectos secundarios y que los “médicos rechazan por escépticos pero que es una realidad”.

Por si no lo sabes, te lo digo de una vez:

Aparte de médico, yo soy un paciente, y mi madre es una paciente. Quiero que te quede bien claro que cuando me pongo a buscar un tema la información que obtengo la incorporo a mi práctica diaria, y si el ozono o los suplementos vitamínicos hicieran vivir 150 años a mi madre yo los usaría. En este caso los multivitamínicos fracasaron, no sobrevivieron a la revisión de estudios que hay de ellos.

Cuándo empiezo a revisar un tema de este tipo juego un juego muy sencillo: pongo la mente en blanco y busco como si nunca hubiera leído sobre el tema. Una vez que obtengo la información suficiente, la leo, y eso da forma a un artículo en mi blog que despeja un mito o arroja nuevos datos oficiales que puedo usar con mis pacientes (como la miel con limón campeona de campeones para la tos). Nadie me paga un peso.

Busco la verdad o lo más cercano a ella, porque me interesa para mi familia también, y si el ozono es bueno en base a pruebas y antes yo pensaba lo contrario a partir de hoy lo defenderé a muerte, como defiendo a las vacunas. Si no, tranquilamente se habrá contestado está inquietud y pasaremos a lo que sigue.

Entonces, ha llegado el momento de hablar de la tan mencionada y ofrecida “ozonoterapia”. ¿Verdad?, ¿ficción?. Ya veremos.

Empecemos por el principio, para entenderle a esto mejor:

¿Qué es el ozono?:

Descubierto en 1834 por Schoenbein, es un gas natural conformado con 3 átomos de oxígeno (por eso se representa como “O3”). Se obtiene al hacer pasar a nuestro indispensable oxígeno por un generador de alto voltaje.

A pesar de lo que tu sentido común te diga, el mío me indica que debo decirte que aunque lo veas anunciado para curarlo todo puede ser muy peligroso para el organismo, por lo que el “ozono médico” solo lleva un 5 % de ozono, lo demás es oxígeno. Interesante dato.

Por alguna razón a alguien se le ocurrió desde la primera guerra mundial utilizarlo para tratar las heridas del campo de batalla y hoy aún lo utilizan para estirilizar el agua. Es por eso que la principal función del ozono, su principal promesa, es su actividad batericida (mata bacterias), así como virus, además de hongos. ¿Vamos bien no?.

Su acción fundamental se basa en la producción de anti-oxidantes y el control y moderación del estrés oxidativo, involucrado directamente con la edad y la predisposición a que aparezcan algunas (o muchas) enfermedades. Para acabar de entenderlo, se dice que el fumador tiene un estrés oxidativo muy alto (o sea hay un desequilibrio entre los radicales libres y los antioxidantes) y eso lo hace más susceptible de tener cáncer, por así decirlo.

En base a este mecanismo de acción se le atribuyen propiedades desintoxicantes; inmunológicas; analgésicas; bioenergéticas, etc. Y de esta descripción de propiedades tan “maravillosas” que se pueden leer así, tan generales y en cualquier revista, anuncio o página de internet, la gente ansiosa de beneficiarse con el mínimo esfuerzo posible, cae fácilmente en exageradas publicidades engañosas.

Es como cuando te dicen que alguna persona es muy “buena onda” (como decimos en México), pero necesitaríamos establecer cuáles son los aspectos que hacen a esa persona tan “buena”, para ver si a mí también me lo parece. Tras este desahogo, sigamos.

Básicamente se utiliza de 4 formas:

1.-Autohemoterapia mayor de ozono: se extrae sangre de una de tus venas que se mezcla en un tubo con ozono y luego se te vuelve a infundir la misma sangre. Al parecer sin efectos secundarios. La cantidad que te sacan es de 100 a 150 mls. Esto se ha estado llevando a cabo desde hace 40 años.

2.-Autohemoterapia menor: lo mismo que lo anterior pero solo se obtienen de 5 a 10 mls de sangre y luego se coloca intramuscular.

3.-También se pone rectal dependiendo de las enfermedades, gusto o contraindiciaciones.

4.-Aplicado directamente a heridas, en donde por excelencia hablamos de pie diabético (úlceras en la planta del pie que pueden infectarse y pueden ir provocando deformidad de dicho pie llegando incluso a amputarle).

¿Qué encontré?:

Estamos de nuevo ante un problema de falta de estudios con la suficiente calidad que exige un análisis de este tipo, pero con lo que tenemos, deberemos arrojar una conclusión actualizada hasta hoy. Una vez agotada la información que encuentre lee a detalle mi conclusión.

Un muy curioso consiste en que los artículos médicos de manera unánime hablan de que no provoca secuelas. Hablan de una terapia que es inocua a dosis adecuadas (como todo en medicina). Por un lado eso es bueno porque lo principal es no dañar. Eso sí, está prohibido en embarazo y también por vía inhalada.

Los mismos artículos médicos mencionan que la terapia con ozono ha sido pobremente considerada y muy despreciada por el gremio médico-científico hasta hoy por el uso masivo de la misma por muchos charlatanes, y que en estas manos es donde se llegan a observar efectos secundarios al usarlo. De entrada me ha dejado sorprendido porque aunque me van describiendo una utilidad positiva de este tratamiento, parecen siempre con los pies en la tierra, y esto ocurrió con la gran mayoría de los artículos que revisé.

Es tan frecuente la conclusión de todos los estudios (te vas a dar cuenta), que resumo algunos ejemplos solamente y además te explico otro detalle que encontré. Debo ser honesto y decir que ha sido una búsqueda muy satisfactoria.

Cierre de heridas con ozono comparado con uso de antibióticos:

El sitio Cochrane en una revisión del 2015 mostró lo siguiente: buscando establecer si el ozono, siendo bactericida y además con todos esos beneficios que ya dijimos que tiene, era superior al tratamiento con antibióticos (lo que usamos diario en todo el mundo para sanar heridas en pie diabético). El tamaño de la úlcera disminuyó más en quien recibió ozono y los días de hospitalización fueron también menores en dicho grupo. Los efectos secundarios no existieron en ambos. Tanto a las personas que recibieron ozono o antibióticos se les dio la atención usual de las heridas plantares.

La evidencia sin embargo se consideró de baja calidad, y recomendaban  interpretar con precaución los hallazgos (nada de echar campanas al vuelo).

¿En qué otras áreas hay resultados a tomar en cuenta?:

En dolor lumbar igual, con más de 8000 pacientes estudiados todo indica que hubo mejoría en muchos pacientes pero lo mismo: datos de escasa calidad.

Por otra parte, parece ser que además de las heridas, el terreno más fértil sobre el que se está teniendo más regularidad es el de odontología, trabajando sobre el tratamiento de las caries y por supuesto heridas en encías. Nada concluyente aún, con el mismo comentario repetitivo de que los estudios no dan el salto de calidad adecuado.

La revista de la sociedad española de dolor en su edición de noviembre/diciembre del 2013 hace una revisión general sobre el uso del ozono en el dolor, mencionando enfermedades como las hernias discales y el dolor de hombro, llevándose un mejor panorama, (son dolores crónicos). Respecto a la neuralgia postherpética (un dolor que queda después de que el virus del herpes se va de la piel), artritis reumatoide o fibromialgia, todo se encuentra aún en proceso con algunos reportes prometedores pero nada más.

La misma revista comenta que la terapia de ozono está dando resultados positivos pero al mismo tiempo acepta que la evidencia de que se dispone es de baja calidad, y que deberá haber en el futuro, obviamente mejores estudios que ayuden a establecer de mejor manera el uso del ozono como tratamiento MÉDICO, y me mostró dos sitios en internet: La Asociación Científica Española de Oxígeno-Ozono Terapia, que se define como una “asociación sin ánimo de lucro y apolítica” que tiene como principal objetivo “promover, buscar y estudiar, así como contribuir al desarrollo científico de la Oxigeno-Ozono terapia”. El otro sitio es la Sociedad Española de Ozonoterapia (SEOT).

En este último sitio publican que Cochrane (ese sitio de datos médicos que te he mencionado), concluye en el 2013 respecto al uso de ozono en dolor lumbar, que parece ser mejor que los esteroides y la cirugía abierta pero que SE NECESITAN MÁS ESTUDIOS PARA CONFIRMAR ESTOS HALLAZGOS. (¿Dónde he leído esto?).

Mi conclusión:

Lo anterior me ha llamado la atención porque una revista médica y científica (Sociedad Española del Dolor) los coloca en sus páginas. Al ir a ambos sitios he podido darme cuenta de que tal y como están en este momento las cosas (no hay confirmación definitiva de la eficacia de la ozonoterapia), el sitio no puede ser todo lo científico que debería porque no hay información contundente que lo sustente, y por lo tanto parecería (es mi muy personal opinión) un sitio más estilo “medicina alternativa”, pero entiendo la situación, cosa que se compensa perfectamente conque no hay anuncios de promesas curativas ni invitación a recibir las terapias en su sitio web. Solo hablan de sociedad, estudio, congresos y capacitaciones. No hay publicidad engañosa.

Por último, te cito textualmente la conclusión de la evidencia médica que encontré, obtenida de uno de los artículos que revisé y que engloba todo lo que se refiere al tratamiento de enfermedades con ozono:

“Tras 20 años de utilización, permanece la sensación de que si la ozonoterapia fuera aprobada para tratar enfermedades hospitalarias, podría aportar un pequeño pero significativo revulsivo médico que ayudaría en varias enfermedades , sin embargo de momento ello no es posible debido a que la medicina tradicional se mantiene escéptica al respecto debido a que los estudios clínicos son pocos y se consideran NO satisfactorios”.

No podría estar más de acuerdo, y entonces, esto nos lleva a una conclusión grandiosa (por favor ponte cómoda o cómodo, ya vamos a terminar. sé que estás ansioso por compartir este artículo pero calma, que habiendo analizado lo que yo como médico debo saber, entonces comprenderás sin más lo que te tengo que decir a ti).

Que los estudios no sean concluyentes, no significa que la ozonoterapia no pueda servir o esté descartada en un futuro para incorporarse a los tratamientos médicos. Sí, faltan los estudios pero hay hallazgos sostenidos de CIERTA mejoría en diferentes enfermedades. Lo que encontré me sirve para decirle a un paciente que tome en cuenta la ozonoterapia si hemos agotado las opciones de tratamiento acostumbradas para la enfermedad que tenga y que pudiera ser candidata a tratarse con este método. ¡Fíjate bien!, ¡fíjate bien la cautela que se desprende de todo el análisis!. No la descarto; tampoco digo que es una maravilla, y hasta digo que se pudiera usar como última opción.

Ese es el lugar real de la ozonoterapia en este momento. Ahora sí, ya tienes el conociemiento para discernir al ver un cartel en algún salón de belleza, página de internet o anuncio de televisión, donde con bombo y platillo te están promoviendo una atención “sin cirugía”, “muy avanzada”; “lo último, lo más nuevo y actualizado”, o productos que te venden por la web cuyo nombre lleven la palabra ozono, ya puedes discernir que son un fraude, reírte y cuidar tu dinero (mejor te tomas una cerveza a mi salud). Recuerda lo que aprendiste hoy.

¿Necesitas ejemplos de cómo tirar tu dinero?, con gusto:

 


Esto es medicina moderna, no todo es blanco o negro, como lo promocionan los divulgadores pseudocientíficos, antivacunas y otros promotores de pseudoterapias. Para nosotros es difícil tomar decisiones y orientar al paciente en muchas ocasiones, pero debemos hacerlo. Para eso estamos los médicos.

No lo olvides.

Dr. Luis Enrique Zamora Angulo.

Tu médico Internista.

¡Ya me cansé!. déjame un comentario aquí al final del artículo para refrescarme.

 

Ruhi Cakir: General Aspects of Ozone Therapy. License Intech 2014.

Masaru Sagai, Velio Bocci: Mechanisms of Action Involved in Ozone Therapy: Is healing induced via a mild oxidative stress?; Medical gas research 2011.

Benita. P: Ozone Therapy – A New Approach In Periodontal Management 2014.

Neha Bhardwaj: Ozone Therapy in Dentistry: A Review; Research & Reviews: Journal of Dental Sciences 2015.

Cochrane Database of Systematic Reviews 2015.

de Oliveira Junior, José Oswaldo: Ozone therapy for lumbosciatic pain; Rev Dor. São Paulo, 2012 jul-sep;13(3):261-70.

F. J. Hidalgo-Tallón: Ozonoterapia en medicina del dolor. Revisión Ozone-therapy in pain medicine. Review; Rev. Soc. Esp. Dolor vol.20 no.6 Madrid nov./dic. 2013

Digiprove sealCopyright secured by Digiprove © 2017 Luis Zamora Angulo

Médico Internista, expositor, conferencista, docente y ¡blogger!. Ejerzo desde el 2007. Te acercaré a la medicina como nunca antes lo has visto. Lo que aprenderás en mi blog te será útil todos los días. Tal vez no te guste enterarte de todo lo que leas, pero cambiará tu vida, te lo aseguro.

¡Si te gustó comparte!

Sobre Dr. Luis E. Zamora 50 Artículos

Médico Internista, expositor, conferencista, docente y ¡blogger!. Ejerzo desde el 2007. Te acercaré a la medicina como nunca antes lo has visto. Lo que aprenderás en mi blog te será útil todos los días. Tal vez no te guste enterarte de todo lo que leas, pero cambiará tu vida, te lo aseguro.

17 Comentarios

  1. Recuerdo haber utilizado la Ozonetarapia como.dos veces en.la.Facultad de odontología,pero realmente no.estaba muy segura,trate de buscar información pero todo era muy nuevo asi que no había dónde buscar y mis profesores muy raquiticamente explicaron, lo unico que sé ciertamente del ozono es que no puede ser atrapado en un jabón, gracias!!!!por tan buena explicación

  2. El martes leí por primera “ozonoterapia” y hoy sabado ya han aparecido varios articulos o comentarios sobre la ozonoterapia, me llama la atención que de un dia para otro mucha gente hable de este tema que para mi era full desconocido hasta ahora. Excelente Dr. como siempre, un abrazo y gracias por la informacion 🙂

    • Gracias por participar con tu comentario Tito. Lo bueno y malo del internet es que de lo que desees encuentras información. El problema que se desprende es que es difícil establecer un punto intermedio, como lo hicimos en este caso.

  3. Excelente información como siempre, Dr. Es Ud. Un doctorazo!!! Acá en Estados Unidos no es nada común ese tipo de “terapias”, veo lamentablemente que en México no hallan como sacarle el dinero a tanta gente desesperada que buscan algún “milagro”. Saludos desde Dallas, Texas.

¡Deja un comentario para la posteridad!