10 medicamentos prohibidos con el alcohol:

¡Si te gustó comparte!

A estas alturas de mi carrera, ya he perdido la cuenta de las veces que me han preguntado sobre si con este o aquel medicamento se pueden “tomar una cerveza, una copita”. La gente le tiene miedo al “cruce” de alcohol con medicinas, y en parte tiene razón, sobre todo cuando se trata de medicamentos que tienen que ver con el sistema nervioso.

Aprovechando que en México se festeja el día de la independencia y eso es pretexto para que falte todo menos el alcohol, aquí te voy a dejar la lista de las medicinas más significativas con las que debes impedir que el alcohol entre en tu sangre si ya estás consumiendo uno de estos medicamentos.

Tómate este artículo en serio, pues pueden ocurrir cosas tan graves como en la enfermedad más seria:

Empieza el conteo:

1.- Paracetamol:

El rey de los medicamentos y uno de mis consentidos. Si por alguna gripe estás tomando paracetamol debo decirte que solo puedes tomar 2 cervezas como máximo en un día. Eso lo dice la información disponible, pero mi consejo como médico va más allá: mejor no tomes alcohol mientras lo consumas. Se metaboliza directamente en el hígado y puede ser tóxico para el mismo al combinarse con esa sustancia que te hace feliz.

2.-Aspirina:

Nuestra protagonista de la semana y cumpleañera del mes de agosto (120 años). La alta estima que le tengo no ha ayudado a que mi recomendación sobre ella y el consumo de alcohol cambie. En preparados normales y a dosis de 500 mgs no se aconseja que se consuma con alcohol. Si eres de los que por un infarto previo toma la de 100 mgs, la recomendación es que sea en la mañana, alejada ese día de las copas de la noche. La ingesta de alcohol deberá ser como dicen los anunciantes: “con medida”.

3.-Buprenorfina; codeína; nalbufina; morfina; metadona (opioides):

Estos medicamentos se utilizan para tratar el dolor intenso y crónico, y solo se obtienen mediante receta médica. Su combinación con alcohol puede alterar su paso por el organismo y exponerte a un aumento de las concentraciones de la medicina en tu sangre y ser fatal. Del mismo modo puede aumentar la posibilidad de un sueño muy intenso y eso comprometa la capacidad de tu cuerpo de respirar. No los combines. Está prohibido.

4.-Warfarina:

Conocido anticoagulante principalmente utilizado en quienes tienen una disrritmia llamada”fibrilación auricular” o tienen en su corazón una válvula protésica (es decir, les han reemplazado alguna de ellas por alguna enfermedad, y les han dejado una de material metálico o plástico), lo que aumenta el riesgo de sufrir una embolia, por lo que hay que utilizar el anticoagulante. Preferentemente, no utilices el alcohol junto con esta medicina, ya que puedes alterar la efectividad del mismo, y una embolia, no es opción.

5.-Imipramina y Amitriptilina:

Utilizados como antidepresivos y ansiolíticos, pertenecen a la familia de los “tricíclicos”. Durante la primera semana, pueden aumentar los efectos del alcohol que se consuma y también provocar descensos en la presión arterial (hipotensión ortostática). El uso de ambos con el alcohol no se aconseja. Olvídalo.

6.-Fenitoína:

Un clásico anticonvulsivo, puede aumentar sus concentraciones con el alcohol en las primeras semanas, lo que te expone a efectos secundarios del fármaco y después de dos meses de utilizarlo, empieza a disminuir dichos niveles, haciendo que ahora por el contrario, el medicamento tenga menos eficacia para evitar las convulsiones. Prohibido el alcohol con su uso. Con las crisis convulsivas no se juega.

7.-Difenhidramina y clorfeniramina:

Son antihistamínicos de primera generación, y se utilizan principalmente para tratar síntomas alérgicos como reacciones a alguna medicina o algún compuesto del entorno que provoque prurito (comezón), erupciones cutáneas (ronchas), etc. Son los más representativos de este grupo de fármacos. Si levantas una piedra de seguro te encuentras uno. Son muy buenos, pero tienen un defecto: provocan mucho sueño en la mayoría de la gente. Si los combinas con alcohol, este sueño tan intenso puede ser más severo y comprometer las capacidades de conducción de quien lo consuma, exponiéndolo a un accidente por ejemplo automovilístico o en su lugar de trabajo si usa maquinaria pesada. No utilices alcohol con ellos.

8.-Metoprolol; Amlodipino y nifedipino; prazosín:

 

Pertenecen a diversas familias de medicamentos para disminuir la presión arterial. Para la hipertensión, hay muchas medicinas, sin embargo, estas 4 son las principales con las cuales no se debe ingerir alcohol ya que puede disminuir aún más tus cifras de presión arterial, exponiéndote a demasiado sueño, pérdida del conocimiento con accidente incluido y hasta un infarto en ciertos pacientes. No tomes alcohol con ellos.

9.-Benzodiazepinas (Clonazepam; alprazolam; diazepam, etc.):

Utilizados para conciliar el sueño y controlar la ansiedad, estos medicamentos pueden ver aumentado su potencial para sedar a una persona y disminuir su reflejos musculares, lo que los puede llevar a sufrir un accidente, o comprometer su trabajo respiratorio. No los utilices.

10.-Metronidazol:

El rey de reyes de esta lista. Alguna vez te escribí en mi página de facebook sobre el famoso efecto “antabús” del metronidazol que al combinarse con el alcohol, provoca más de un susto en quien lo consume. Este efecto es conocido desde hace muchos años, tanto, que más de una madre desesperada llegó a darlo a su hijo o esposo revuelto con la comida para que experimentara los vómitos y el dolor abdominal así como la diarrea “antabusiana”, sin embargo, no se aconseja usarlo, pues el cuadro llega a ser tan intenso que a alguna persona alguna vez le provocó la muerte. Si tomas metronidazol y tus riñones están sanos, debe de pasar al menos 24 hrs. despúes de que te tomaste la última tableta antes de empezar a beber, y como suspender el tratamiento no es una opción, se prohíbe que tomes.

Bonus Track:

11.-Itraconazol y Ketoconazol:

Utilizados para tratar infecciones por hongos (tiña en piel y pies, conocidas como tiña cruris y pedis), se metabolizan en el hígado. Una de las advertencias del uso de esos medicamentos es el estar revisando ocasionalmente enzimas hepáticas, por lo que si alguien eso le sumas más trabajo al hígado con el alcohol, el riesgo de un daño por transitorio que sea, está más que posible. No bebas alcohol tomando estas medicinas.

Conclusión:

Hay más medicinas en la lista, sin embargo, han quedado fuera debido a que no son de uso tan frecuente todos los días. Si eres médico, te dejo abajo el enlace con las recomendaciones completas para que te ayudes a resolver esta duda milenaria que acompaña a los pacientes todo el tiempo.

Aunque muchas veces parezca que “no pasa nada”, el peligro de un efecto secundario al combinar alcohol con alguna medicina está al acecho. Las que te acabo de mencionar tajantemente NO permiten que se utilicen bebidas alcohólicas. Hay otras donde puede haber un consumo moderado, cierto, pero sería manejar mucha información para este artículo, por lo cual decidí fuera más contundente.

Ten paciencia, el uso de tu medicina muy posiblemente sea transitorio. Unas por otras.

Felices fiestas o salidas de fin de semana. Ahora ya tienes información exacta de primera mano sobre esta pregunta que existe todo el tiempo, en cada consulta, en cada encuentro entre médicos y pacientes.

Que te la pases bien. Si estás incluido en la lista con alguna de las medicinas y no puedes salir a beber, Netflix puede ser una opción. No sé, tal vez la serie “Lucifer”.

Dr. Luis Enrique Zamora.

Médico Internista.

Bibliografía:

Alcohol and Drug Interactions; PHARMACIST’S LETTER / PRESCRIBER’S LETTER; Therapeutic Research Center; December 2015.

Digiprove sealCopyright secured by Digiprove © 2017 Luis Zamora Angulo

Médico Internista, expositor, conferencista, docente y ¡blogger!. Ejerzo desde el 2007. Te acercaré a la medicina como nunca antes lo has visto. Lo que aprenderás en mi blog te será útil todos los días. Tal vez no te guste enterarte de todo lo que leas, pero cambiará tu vida, te lo aseguro.

¡Si te gustó comparte!

Sobre Dr. Luis E. Zamora 50 Artículos

Médico Internista, expositor, conferencista, docente y ¡blogger!. Ejerzo desde el 2007. Te acercaré a la medicina como nunca antes lo has visto. Lo que aprenderás en mi blog te será útil todos los días. Tal vez no te guste enterarte de todo lo que leas, pero cambiará tu vida, te lo aseguro.

5 Comentarios

¡Deja un comentario para la posteridad!