Cáncer de mama: lo que tienes que saber…

¡Si te gustó comparte!

Cuando empecé a trabajar en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), hace ya casi 6 años, me tocó ser asignado prontamente a la Unidad Médica de Alta Especialidad (UMAE) de ginecoobstetricia, donde permanecí por espacio de unos 4 meses aproximadamente.

 Y te preguntarás: “¿Y qué hace un internista en un hospital de ginecoobstetricia?”. Bueno, hay un área de terapia intensiva donde están las pacientes que han comprometido la vida por su enfermedad (preeclampsia; choque hemorrágico, etc.) y solo está o un intensivista o un internista (vale la pena aclarar que no me correspondió nunca atender ningún bebé, ya que eso le correponde a la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales -UCIN-), pero existe otro lugar llamado consulta de cardiología, en donde ocurren otras cosas.

Ahí, me encargué de dar consulta a mujeres con embarazo y diversos problemas como hipotensión ortostática, fibrilación auricular, taquicardia supraventricular, antecedente de cardiopatía congénita, por citar unos ejemplos, pero también, acudían quienes tenían miomatosis, prolapso de órgano pélvico (cuando el útero o la vejiga protruyen a través de la vagina) o cáncer, ya fuera de endometrio, de ovario o de mama, a quienes les realizaba valoraciones preoperatorias para asegurarnos que podían pasar a quirófano sin inconvenientes. Ahí entré en contacto con el cáncer de mama.

Diferentes edades; algunas ya en tratamiento con quimioterapia o radioterapia, y otras apenas con el hallazgo de “una bolita en el seno izquierdo” la cual iba a pasar a biopsia; otras ya pasarían a mastectomía (la extirpación quirúrgica de la mama), etc. Muchas historias, que a su manera y en diferentes circunstancias mostraban a una paciente que intentaba salir adelante y conservar la vida. 

Si antes te había escrito sobre menopausia (léelo aquí.) y pensaba que era difícil ser mujer, imagínate lo que pienso ahora con la cantidad de mujeres que ya he visto y que se les ha hecho este diagnóstico. Las admiro.

Es octubre, y esta es mi contribución a esa lucha contra el cáncer de mama, que todos los días llevan a cabo muchas mujeres, (miles), en el mundo. Infórmate, aprende, y previene, y si no puedes prevenir, no tomes decisiones equivocadas

Educa a los que te siguen, desarróllales la conciencia de que la juventud puede ser garantía de ser sano, pero no al 100 %. Juntos podemos hacerlo. Una contribución pequeña, pero con toda mi entrega.

2 casos muy sonados:

Nadie está exento. Ni hombres ni mujeres. Ricos o pobres, famosos o no famosos. Abro este artículo con la fotografía de la actriz mexicana Lorena Rojas que moriría tras una larga batalla contra este cáncer el 16 de febrero del 2015, tras 7 años de lucha (fue diagnosticada en el 2008). Tenía 44 años (esta es la nota).

Y qué decir de la cantante colombiana Soraya, que a los 37 años y 6 de intensa lucha (la diagnosticaron en el 2000), perdió la vida. Lo recuerdo como si fuera ayer (esta es la nota).

Dale la importancia que requiere:

Aunque mucha gente podría pensar que el cáncer cervicouterino es el principal del cual tienen qué preocuparse, la verdad es que el cáncer de mama es el más frecuentemente diagnosticado en la mujer

Es el que más pone en peligro la vida y es la causa principal de muerte en mujeres. Para aterrizar las cifras, mueren al año en promedio 521,907 mujeres (el cáncer cervicouterino, ese por el cual te insisten hasta el cansancio que tienes que hacerte la prueba de papanicolau, llega a 266,000 muertes anuales, es decir, la mitad del de mama).

Antes de los 40 años es poco frecuente, pero después se eleva mucho el riesgo. Por ejemplo, antes de los 50 años hay un promedio de 44 casos por cada 100,000 habitantes, y después de los 50 años nótese cómo se alcanzan 345 casos por cada 100,000, experimentándose un segundo pico de aumento de casos a los 70 años (efectivamente: muchas señoras de más de 68 años llegan con su primer diagnóstico de una tumoración mamaria a que les haga su valoración prequirúrgica).

El hombre tampoco se salva. En el 2017 hubo 2470 casos, pero con 460 muertes asociadas, solo en los Estados Unidos. Muchísimo menor su aparición que en las mujeres, lo cual no deja de ser un problema porque de todos los tipos de cáncer que puede haber, el que menos nos pasa a nosotros por la cabeza es el de mama. 

Pregunta a tus amigos si alguna vez se han quedado viendo sus pectorales en el espejo que no sea para ver con satisfacción los efectos del ejercicio o las “miserias” que se poseen.

Si hablamos de cáncer, por favor no olvides esto:

El mejor tratamiento para combatir el cáncer es la detección precoz, oportuna. No lo asocies a dolor. Solamente un 5 % ¡prácticamente nada!, va a experimentar este síntoma. No se siente nada. Por eso el cáncer mata tanta gente; si fuera más escandaloso nos daríamos cuenta inmediatamente y se salvarían muchas vidas, pero lamentablemente no es así.

Por eso es importante los exámenes anuales o cada dos años aunque no te sientas mal, aunque seas joven (eso no garantiza nada).

El principal factor de riesgo clínico asociado es que tu mamá o alguna hermana haya tenido cáncer, tal como ocurrió en el caso de Soraya en donde más de dos de estos que se conocen como “familiares directos” al menos ya habían tenido cáncer, por lo que su carga genética para desarrollarlo era muy alta y un gran factor en contra, escapándose ella incluso por edad a las recomendaciones de mamografía para el grueso de la población, lo que me llevará a concluirte algo muy importante que tampoco debes pasar por alto.

Hay otros factores que aumentan el riesgo como el cigarro (no me digan), y los alimentos muy procesados como embutidos o las carnes rojas, por citar un par; el alcohol, así como el aumento de 20 kilos de peso después de los 18 años, entre otros. Del mismo modo, una dieta a base de frutas, verduras, poca sal y carbohidratos, muchos granos enteros como avena, disminuye también el riesgo.

¿Cómo lo detectamos?:

La exploración mamaria, la mamografía y el ultrasonido mamario son las herramientas principales para la detección a tiempo de este cáncer, siendo las primeras dos las usadas inicialmente. Aquí te dejo un buen video donde aprenderás cómo se realiza la autoexploración de mama.¡Repásalo muy bien y apréndetela!, pon a tu hija a hacerlo contigo, ¡enséñala!.

La exploración que te haces en casa es muy importante, pero no es la mejor herramienta de detección que hay, sin embargo, te sirve para en ausencia de un médico en ese momento, darte cuenta de que algo va mal y que tienes que ir a revisarte con tu ginecóloga (o).

Abre bien los ojos ante estas señales, las más trascendentales y evidentes, (no son las únicas; te dejo un video abajo complementario), y si encuentras algo como esto inmediatamente busca atención médica:

Aumento de un seno o cambio de la forma.

Inversión del pezón o sangrado.

Tumoración axilar.

Tumoración firme, de bordes irregulares.

En este video puedes ver 10 datos clínicos que tú misma puedes evaluar en tu autoexploración. ¡Échale un vistazo!.

La mamografía encuentra alteraciones ¡hasta 1 a 2 años antes de lo que lo harías por medio de la revisión manual que acabamos de ver!. El impacto a la salud de esta prueba es que ha disminuido el número de muertes en promedio casi 50 %.

La dosis de radiación recibida es mínima, y se considera el mejor método de detección aplicado a una población por su relación costo-beneficio, encontrándose ya la mamografía digital y en 3D, con mayor precisión que la convencional pero no tan expandida aún. Aún con esto, también se estima que un 20-30 % de las mujeres no acuden regularmente, tarea pendiente por resolver. ¿Sabes en qué consiste la mamografía?, ¡ven!, vamos a verla aquí.

No nada más nos sirve para detectar, sino también para dar seguimiento a un cáncer bajo tratamiento.

¿Quién se debe hacer la mamografía?

No hay un acuerdo unánime en este punto. Las diversas asociaciones contra el cáncer tienen sus particulares recomendaciones, compartiendo ciertos puntos, los cuales están en constante evolución. Por ejemplo, la American Cancer Society, en sus guías del 2015 concluye lo siguiente:

***Mujeres de 45 años o más deben hacerla cada año, pero también dice que si desde los 40 años tienes la posibilidad de hacértela, que empieces desde ya (lo que concuerda con otras sociedades que dicen que empiecen desde los 40 años a hacerse la mamografía cada 2 años).

***De los 55 años en adelante este estudio puede ser cada dos años como máximo, quedando abierta la posibilidad de que sea anualmente si tu médico así lo sugiere.

***Si bien hay controversia hasta qué edad deberías estarte haciendo la mamografía cada año o cada dos años, la respuesta es que siempre, si estimamos que el paciente todavía vivirá al menos 10 años (a mayor edad, va perdiendo utilidad, pero tomando en cuenta la facilidad para hacerla y su costo -llega a ser hasta gratis-, yo me la seguiría haciendo aunque tuviera 80 años).

El autoexamen de mama es un complemento, nada más, la mamografía es la piedra angular de la detección oportuna. ¡Recuérdalo siempre!.

¿Qué ocurriría si me detectan alguna anormalidad mamaria?:

Dependiendo de lo que te detecten en la mamografía, este hallazgo puede complementarse con un ultrasonido, para definir con mayor claridad la consistencia o densidad de la alteración mamaria detectada, y si es la primera vez que te detectan una tumoración, se podría incluso planear una biopsia guiada precisamente por el ultrasonido. Si no hay hallazgos concluyentes y es posible, se hará una programación para retiro completo de la tumoración (biopsia excisional), y tener más muestra de tejido para analizar.

Quedará a juicio del médico, si entre ultrasonido y mamografía no tiene todos los datos que necesita para evaluar la enfermedad, realizar una resonancia magnética que es el estudio de mayor precisión disponible (así quedan explicadas los 4 estudios fundamentales para la evaluación del posible cáncer de mama: Autoexploración; mamografía; ultrasonido y resonancia magnética. Ese es el lugar que le corresponde a cada uno).

Resonancia de mamas:

El resultado más frecuente que arrojará esta pesquisa será el carcinoma ductal infiltrante (75 % de las veces).

Mucho ojo con esto:

Hemos hablado de las edades en que se recomienda empezar con las mamografías para detectar a tiempo cualquier anormalidad, sin embargo, no te cases con la cifra de los 45 años. Recuerda que Lorena y Soraya (los ejemplos que te puse al inicio), fueron diagnosticadas a edades muy tempranas. Tu posibilidad de desarrollar cáncer (riesgo) en base a tus antecedentes familiares y los demás factores de riesgo es lo que determinará a juicio del médico, si inicias antes de esa edad con las pruebas.

Incluso, si tu ginecólogo considera que cumples con los criterios necesarios, te recomendará hacerte una prueba genética buscando alguna mutación que haga más probable que puedas tener cáncer. Bastante interesante cuánto ha avanzado la medicina.

Por último:

Ante un diagnóstico de cáncer, no cometas el error guiado por comentarios estúpidos de gente sin escrúpulos que ofrece “curar el cáncer” con métodos que suenen poco complejos y sencillos, garantizando tu curación. Más de una persona ha muerto por lo mismo, sin consecuencias para los responsables. No agrego más, tú sabes a qué tipo de personas y publicidad me refiero.

Si ya estás en este proceso, te deseo toda la suerte del mundo y no te rindas, vale la pena luchar por la vida. Si no lo estás, aprende a cuidarte y enseña a los tuyos, a tus hijas, a detectar a tiempo, puede ser la diferencia entre estar aquí o ya no. ¡Tócate sin miedo!.

Hagamos de ir al médico, un hábito. Si tu coche entra al taller cada 6 meses para mantenimiento, ¿porqué nosotros no?.

 Un abrazo.

Déjame tus comentarios y suscríbete para que seas el primero en recibir cada publicación nueva.

¡Comparte!.

Dr. Luis E. Zamora

Médico internista.

Pavani Chalasani, MD: Breast Cancer; Medscape September 2017.

Centro Nacional de Equidad de Género y de Salud Reproductiva: Información estadística; México 2016.

Instituto Nacional del Cáncer de los Institutos Nacionales de la Salud de los Estados Unidos: 2017.

Imágenes: Google.

 

Digiprove sealCopyright secured by Digiprove © 2017 Luis Zamora Angulo

Médico Internista, expositor, conferencista, docente y ¡blogger!. Ejerzo desde el 2007. Te acercaré a la medicina como nunca antes lo has visto. Lo que aprenderás en mi blog te será útil todos los días. Tal vez no te guste enterarte de todo lo que leas, pero cambiará tu vida, te lo aseguro.

¡Si te gustó comparte!

Sobre Dr. Luis E. Zamora 50 Artículos

Médico Internista, expositor, conferencista, docente y ¡blogger!. Ejerzo desde el 2007. Te acercaré a la medicina como nunca antes lo has visto. Lo que aprenderás en mi blog te será útil todos los días. Tal vez no te guste enterarte de todo lo que leas, pero cambiará tu vida, te lo aseguro.

Sé el primero en comentar

¡Deja un comentario para la posteridad!