Me creció “una bolita”: ¿es cáncer o no?…

lymph_nodes_neck

¡Si te gustó comparte!

Tu cuerpo ha estado contigo desde antes de que tuvieras conciencia que lo posees. Conoces de él cada parte, cada centímetro, y cada cambio que haya lo percibes rápidamente: basta un roce rápido, un poco de dolor en una zona a donde por instinto tu mano se dirigirá y tocará la región que te aqueja buscando una respuesta, pudiendo ser esta que ahí precisamente donde tienes los dedos, encuentres una “bolita”, una pequeña tumoración que antes no estaba y el pánico te pordría empezar a invadir. Hay temor, incertidumbre, y por más entereza que tengas, tu tranquilidad se habrá ido.

Y se va porque los crecimientos en tu cuerpo que antes no estaban los asocias con una enfermedad que se llama cáncer, a la cual muchos le tenemos miedo, lo cual es completamente normal, porque la vida se pone en riesgo, porque no es cualquier cosa. Abundan las historias de personas que han perdido la batalla y otras que tras mucho esfuerzo lograron salir triunfantes. Muchas de estas historias, empezaron con “una bolita” que se descubrieron. Hoy, al terminar de leer este artículo, estoy seguro que habrás aprendido varias cosas.

Estas “bolitas” se llaman ganglios linfáticos, y pertenecen al sistema inmune, a ese que te defiende. Más allá de tus venas y de tus arterias existe entre ellos otra red de carreteras que van y vienen, y que cada determinado tiempo llegan a un ganglio, una especie de “caseta de cobro”, en donde reposan células de defensa llamadas linfocitos (“T” y “B”), entre otras. Cada vez que alguna partícula extraña, virus o bacteria entra en ti, una señal de alarma se enciende en ese cuartel general y lanza a la circulación linfática (las carreteras que unen esos cuarteles), muchas de estos linfocitos que echarán a andar una respuesta de tu cuerpo para defenderse de los agresores que no tienen porqué estar rondando en tu sangre. En promedio, se estima que hay entre 500 y 600 ganglios, o “cuarteles”. Si en este momento piensas que tu cuerpo es una maravilla de ingeniería, tienes razón.

lymph_nodes_neck

No sabes cuánta gente acude todos los días a consulta con el mismo problema: notan ese crecimiento, y a todos les preocupa lo mismo, es decir, si no es algo maligno. Entonces, el meollo de todo esto es el cómo se determina que esto puede ser así o en realidad es algo benigno. ¿Cómo interpreta o debe de interpretar un médico la aparición de una tumoración o adenopatía que antes no estaba?.

Primero que todo, tranquila (o), en un porcentaje de más del 95 %, cualquier crecimiento que notes es benigno. “¿Y eso para qué me sirve si de todos modos hay un porcentaje por pequeño que sea que puede ser maligno?”. Bueno, algo es algo ¿no crees?. Al menos de entrada tienes una altísima probabilidad de que todo va a estar bien, lo cual no quiere decir que no debes de buscar atención médica.

Si notas que hay un ganglio evidente y palpable en tu cuerpo debes tener en cuenta lo siguiente, que son los factores más importantes a evaluar ante esta situación, y que podría orientar la causa (buena o mala) de ese ganglio crecido:

Edad:

Existe algo que se llama “la regla de los 4´s”, y hace referencia a que solo el 0.4 % de las personas menores de 40 años tendrán un crecimiento ganglionar maligno y un 4 % de las personas mayores de 40 años tendrán el mismo resultado. Entonces, a mayor edad, mayor riesgo de malignidad; eso es un hecho.

Tamaño:

Otro dato muy importante es el tamaño, ya que si el ganglio que has encontrado en tu cuerpo mide menos de 1 cm2 prácticamente da por hecho que será benigno. Si lo aumentas, por ejemplo entre 1 a 2.25 cm, la posibilidad de que haya alguna malignidad es 8 de cada 100 pacientes (8 %), pero si se torna más grande (> 2.25 cm), la probabilidad de malignidad llega a casi 40 %. Para fines prácticos, los estudios mencionan que hay que tomar mucho en cuenta el que un ganglio mida más de 2 cms, en cualquier paciente. Conclusión: a mayor tamaño, mayor probabilidad de ser maligno en caso de ser cáncer o de ser alguna enfermedad como tuberculosis (enfermedad granulomatosa). Como quien dice: “el tamaño sí importa”.

Tiempo de duración:

Esto es muy importante, pues si un ganglio dura menos de 4 semanas o MÁS de 1 año (suponiendo que haya alguien lo suficientemente desidioso para no ir al médico ante esta incertidumbre), hay una altísima posibilidad de que sea benigno. Ojo con esto: “altísima posibilidad” no significa que siempre es benigno si cumple con estas condiciones de evolución.

¿Duele o no duele?, ¿Se mueve o no se mueve?:

Debes saber que un ganglio que es doloroso se asocia más a un proceso benigno y del mismo modo que sea movible o desplazable también. Lo contrario es un dato a favor de la malignidad o una enfermedad granulomatosa.

Para mis amigos médicos:

Uno de los valores predictivos sobre malignidad más altos a la hora de evaluar un ganglio, es el cálculo del radio axial “Largo/corto”, en donde se divide lo que mide en el extremo más largo sobre su diámetro más corto, y si este resultado es menor de 2, ¡cuidado!, la posibilidad de malignidad es muy alta. Es recomendable hacer este cálculo con ultrasonido.

Ojo con esto:

Cuando vayas a acudir con el médico por este crecimiento ganglionar, es importante que repares en si has perdido al menos el 10 % de tu peso corporal (si pesas 70 kgs., pues 7 o más; si pesas 100, 10 o más, etc.), si ha habido fiebre o sudoraciones nocturnas, que podrían ser indicativas de algo que se llama linfoma, y que en ocasiones llega a ser muy delicado.

¡Médicos!: No se utilizan esteroides para disminuir el tamaño de los ganglios a menos que comprometan el trabajo respiratorio de un paciente.

 

Mi recomendación:

En medicina casi todo son probabilidades y pocas certezas de inicio. Hay situaciones en las que no podemos dejar al azar un diagnóstico, y ciertamente una tumoración o ganglio que recién haya aparecido puede ser una manifestación de cáncer a cualquier edad (aunque en edades tempranas es menos probable, como hemos visto).

Si días antes de que notaras el ganglio tuviste gripe, o diarrea o alguna parte de ti infectada, es muy probable que esa infección haya provocado el crecimiento, y todo se deba a ese proceso agudo que obvio no es malo y que desaparecerá.

La información que te acabo de dar te debe servir para una sola cosa: tener un poco más de tranquilidad ahora que has leído el artículo ante un crecimiento de alguna parte de tu cuerpo. Si lo experimentas, ábrelo, vuelve a leerlo y ten calma. No te corresponde a ti evaluar si es benigno o no; debes acudir al médico.

En el consultorio abordaremos todos estos aspectos y muy probablemente solicitaremos un ultrasonido para delimitar de manera más exacto a ese ganglio y buscar en sus alrededores otras alteraciones, y si el hallazgo es superficial y excede ya las 4 semanas, incluso se podría a través de un cirujano extirpar ese ganglio y mandarlo analizar por el patólogo (diríamos comúnmente: “pagar por ver”), y asunto resuelto. Cuando los ganglios están más escondidos, como los retroperitoneales (ubicados en tu espalda baja, pero por dentro, por ejemplo), ahí sí no son cualquier cosa; la localización también influye y su abordaje debe ser dentro del hospital.

Espero que este artículo te haya ayudado a formarte una nueva percepción ante “una bolita que me salió hace…”, y que hayas aprendido lo que considero los datos más importantes que debes de tomar en cuenta siempre que se trate de este tema.

Yo nunca los olvido.

Déjame tus comentarios.

Dr. Luis E. Zamora

Médico Internista.

Vikramjit S Kanwar, MBBS: Lymphadenopathy Clinical Presentation; Medscape Feb 14, 2017.

Stefan Lukić: Palpable Lymphadenopathy in Primary Care; Scientific Journal of the Faculty of Medicine in Niš 2011;28(1):17-23 .

Imágenes: Google.

Digiprove sealCopyright secured by Digiprove © 2017 Luis Zamora Angulo

Médico Internista, expositor, conferencista, docente y ¡blogger!. Ejerzo desde el 2007. Te acercaré a la medicina como nunca antes lo has visto. Lo que aprenderás en mi blog te será útil todos los días. Tal vez no te guste enterarte de todo lo que leas, pero cambiará tu vida, te lo aseguro.

¡Si te gustó comparte!

Sobre Dr. Luis E. Zamora 50 Artículos

Médico Internista, expositor, conferencista, docente y ¡blogger!. Ejerzo desde el 2007. Te acercaré a la medicina como nunca antes lo has visto. Lo que aprenderás en mi blog te será útil todos los días. Tal vez no te guste enterarte de todo lo que leas, pero cambiará tu vida, te lo aseguro.

8 Comentarios

    • Hola Claudia: oficialmente eres la primera persona que ha sido beneficiada por la suscripción y ha comentado. El artículo aparecerá hasta mañana en la página y tuiter, por lo que tuviste la exclusiva. No puedo evitar sonreír. Gracias.

  1. Buenos días!!! Yo tengo linfadenopatia cervical en estudio, hace 4 meses me salieron más de 5 ganglios no dolorosos me mandaron un usg y resultaron ser inflamatorios a los dos meses me mandaron biopsia, No la realizaron por que se ven inflamatorios los médicos me dijeron que pudo haber sido por infección pero no tuve ninguna antes de que aparecieran me mandaron 2 antibióticos y aún con este tx siguieron apareciendo . Sigo en valoración ya me hice estudios de casi todo jejeje y todo bien pero me duele la cabeza, el cuello y se irradia a ojo . No se si el seguimiento es el correcto .

  2. Muy buena, clara y sencilla la información que nos comparte doctor. Ya nos hacía falta alguien que nos informara en términos “ terrenales “ lo que nos aqueja en esta vida, respecto a la salud. Lo felicito por su sencillez, amabilidad y amplios conocimientos.
    Saludos Francisco Gonzalez y Cleta Cortes.

    • Hola Francisco qué gusto me ha dado leer este mensaje. No pensé que tan pronto vería su paso por este espacio y a Cleta comentando en el video de las vacunas contra el Virus del Papiloma Humano. Estoy a la orden siempre y encantado le haya gustado el blog.

  3. Órale..!!! Qué buen blog me he topado :3. Yo ya llevo más de un año con “la pequeña bolita” indolora, sí movible. Me palpó la zona periauricular el patólogo bucal y me dijo que era hiperplasia linfoidea benigna… No se realizó biopsia. Al menos no ha aumentado de tamaño. Gracias por compartir sus conocimientos, doctor. Muchas gracias!

    • Hola gran amiga. Tal cual lo has dicho eres la primera persona que así se expresa del Blog. Un gusto haya sido de tu agrado. En tu caso cumpliste con acudir a atención médica, y mira, las cosas salieron bien. Aquí seguiremos publicando de lo más variado.

¡Deja un comentario para la posteridad!