10 nuevos antibióticos que vienen con todo…

Han pasado ya 22 años desde que en aquel 1995 entré a la facultad de medicina y entré en el estudio de las infecciones y del inevitable binomio que se establece entre estas y los antibióticos, o entre las bacterias y los antibióticos.

De la mano de esto en las clases de microbiología se nos habla de la resistencia bacteriana, que no es otra cosa que la capacidad que desarrolla una bacteria para evitar ser destruida por un antibiótico, y la necesidad de no dar tratamientos incompletos (como cuando lo cortas a los dos días porque te sientes mejor), o innecesarios (como cuando tienes una infección viral en tu garganta y los antibióticos no sirven para nada pero aún así te los tomas).

Hay una ventaja que tienen las bacterias que no tenemos nosotros, y que contribuye a su gran capacidad de adaptación: su excesivamente rápida reproducción, pudiendo heredar más rápidamente cambios evolutivos a la siguiente generación de bacterias, como la habilidad de ser tolerante a un antibiótico.

Los clásicos, como cefotaxima, ceftriaxona, o ciprofloxacino, siguen dando batalla y forman parte de los pilares diarios en la atención de los pacientes, principalmente hospitalizados. Enfermedades como la neumonía, la fiebre tifoidea, las urinarias, siguen respondiendo aún, pero lo cierto es que debido al uso (y al abuso) tan continuo de ellos, cada vez más frecuentemente vemos pacientes que en 48 horas no muestran respuesta y debemos cambiar a otro tipo de antimicrobianos, con la esperanza de que la bacteria que está provocando el caos en ese paciente responda (ahí es cuando hablamos de medicamentos de primera, segunda o tercera línea). Puedes imaginar lo que pasa cuando se agotan las posibilidades, e imaginas bien.

Penicilina por ejemplo sigue siendo excelente, pero en muy específicos casos. Ya su capacidad de enfrentarse a muchas bacterias diferentes (como cuando la descubrieron), es cosa del pasado.

Pero la ciencia no descansa, y en esta carrera por la vida, no es opción quedarnos sin opciones, y por lo tanto vienen nuevas alternativas para lidiar con la resistencia bacteriana tan grande que sigue emergiendo.

Sin más, te comparto diez nombres con los que en los años por venir nos familiarizaremos, tanto médicos como pacientes.

1.- Meropenem-Vabobarctam:

Intravenoso.

Tuvo un proceso de investigación  muy rápido, y fue aprobado en 8 años. Su uso irá enfocado a pielonefritis aguda e infecciones urinarias complicadas (imagino un paciente de esos que tiene sonda urinaria permanente y que experimenta estas infecciones de repetición).

2.- Delafloxacino:

Vendrá intravenoso y oral. Su uso será para infecciones de la piel (ya está aprobado), así como también se espera sirva contra la neumonía comunitaria (la contraída fuera de los hospitales). (No está aprobado aún para esta enfermedad).

3.- Lefamulin:

Pinta para ser una excelente opción contra la tan temida neumonía comunitaria, para la cual quedará como alternativa al fracasar la primera línea de tratamiento.

4.- Fosfomicina:

Tiene 45 años de uso en el mundo. Un gran medicamento. Lo que lo hace “nuevo” es que ahora se prevé usarla en infecciones urinarias complicadas (como el primer fármaco de esta lista), neumonía intrahospitalaria bacteriana, neumonía asociada a ventilación mecánica (estos son pacientes principalmente de terapia intensiva pero en nuestro piso también los hay), e infecciones intraabdominales (pacientes principalmente con enfermedades del área de cirugía general).

5.- Cefiderocol: 

Una cefalosporina (descendiente de aquella famosa cefotaxima y ceftriaxona), será un arma importante contra gramnegativos solamente, sobre todo contra la feroz Pseudomona aeuroginosa y Acinetobacter. Uso completamente intrahospitalario. Estas bacterias, son muy difíciles de erradicar.

6.- Plazomicina:

Otra bomba contra bacterias difíciles como las enterobacterias, (encontradas principalmente en enfermedades interandinos les), incluyendo aquellas que han aprendido a sobrevivir a imipenem o meropenem.

Aún no aprobada, sigue en estudio con prometedores resultados.

7.- Omadaciclina: 

De uso intravenoso y oral, diseñada para las infecciones de la piel y por supuesto la tan temida neumonía comunitaria.

Aún en estudio, no aprobada.

8.- Iclaprim:

Al fin el refuerzo del tan conocido trimetoprim, viene a combatir infecciones de la piel y neumonía dentro del hospital.

Aún no aprobada del todo, pero siguen los estudios. Ya se autorizó para infecciones por estafilococo en fibrosis quística.

9.- Relebactam:

Inhibidor de betalactamasa que se añadirá a imipenem y meropenem, haciendo menos difícil eliminar las bacterias que han aprendido a defenderse de estos últimos, sobre todo en neumonía intrahospitalaria y asociada a ventilador.

10.- Eravaciclina: 

Oral e intravenosa, un potente medicamento contra patógenos altamente resistentes.

Pendiente su aprobación, siguen los estudios.

Este es el arsenal futuro, del cual no falta mucho para empezar a convivir de lleno con él.

La meta de la medicina es prolongar la vida lo más posible, y eso lo hacemos con los antibióticos, en las enfermedades agudas (las vacunas juegan un papel preventivo). Las bacterias, igual como nosotros lo hacemos, intentarán sobrevivir y seguramente con el tiempo (muchos años, deseo), habrá necesidad de disponer nuevas armas contra ellas, para poder seguir salvando vidas, incluyendo a futuro, seguramente la mía.

A pesar de los avances, si te has fijado, varios de estos nuevos medicamentos van contra la neumonía comunitaria, que sigue siendo una de las principales causas de muerte en el paciente mayor de 65 años.

Veremos…

Dr. Luis Enrique Zamora

Médico internista.

Fuente:

Marcia Frellick: 10 new antibiotics in the pipeline foto resistant infection; Medscape: Octuber2017.

Digiprove sealCopyright secured by Digiprove © 2018 Luis Zamora Angulo

Médico Internista, expositor, conferencista, docente y ¡blogger!. Ejerzo desde el 2007. Te acercaré a la medicina como nunca antes lo has visto. Lo que aprenderás en mi blog te será útil todos los días. Tal vez no te guste enterarte de todo lo que leas, pero cambiará tu vida, te lo aseguro.

¡Si te gustó comparte!

Dr. Luis E. Zamora

Dr. Luis E. Zamora

Médico Internista, expositor, conferencista, docente y ¡blogger!. Ejerzo desde el 2007. Te acercaré a la medicina como nunca antes lo has visto. Lo que aprenderás en mi blog te será útil todos los días. Tal vez no te guste enterarte de todo lo que leas, pero cambiará tu vida, te lo aseguro.

¡Deja un comentario para la posteridad!

A %d blogueros les gusta esto: