¿Qué va a suceder si sigo este blog continuamente?…

¡Si te gustó comparte!

¡Hola qué tal!:

Muy probablemente ya nos conocemos desde mi página de facebook y realmente te agradezco que hayas llegado hasta aquí. Si apenas nos encontramos, también me alegra bastante que estés en este espacio y espero que sea más de lo que esperas porque así será, no hay de otra. Significa mucho que estés leyendo este mensaje.

Hay muchas preguntas que me formulas todos los días. Inquietudes sobre enfermedades, estudios, diagnósticos, productos “milagrosos”, etc. y otras que nunca me has hecho, pero que traigo en la mente y siempre estoy esperando el momento para publicar algo de eso. Más de una vez me quedo corto y eso me hace sentir incómodo.

Facebook se presta para acciones cortas, más informales y rápidas, y también, de veloz desaparición una vez que se inunda la página de más publicaciones. El vértigo que la acompaña no es tan bueno en ocasiones y me planteé la posibilidad de tener un espacio independiente de publicación periódica con la medicina vista desde un ángulo que no es tan común en el mundo médico, pero completamente actualizada y explicada de la manera en que si yo fuera un paciente, así me gustaría que me lo dijeran.

Mi objetivo principal NO es llenarte de información cuadrada y que te suene a lo mismo que has leído y escuchado siempre. Tiene que ser diferente, y me enfocaré a eso. Mi meta es que a través de este espacio te enlaces con la medicina y aprendas muchas cosas, las más que puedas, que tienen que ver con ella. Cosas relacionadas tal vez con alguna enfermedad que has escuchado en los medios de comunicación; que tiene alguien que conoces; con medicamentos que se toman sin justificación alguna; episodios históricos de este arte milenario y también que aprendas sobre los medicamentos que pasan por tus manos. Te aseguro que con el tiempo, si miras en retrospectiva serás diferente como paciente, pero hay que tener paciencia. Los entrenamientos diarios parecen intrascendentes, pero te permiten terminar un maratón. Este espacio es para ti y espero que lo aproveches.

Si eres médico, te darás cuenta que la información que aquí comparto es apegada a lo que las recomendaciones internacionales marcan. No son cosas que se me ocurran. Soy enemigo de eso, y por lo tanto, convencido estoy de que te será útil.

Te agradeceré que me ayudes compartiendo el blog y sus publicaciones con quien creas que puede beneficiarse de él, y que aquí y en Facebook me digas qué desearías en él y cómo puedo mejorarlo. Sin duda este espacio te necesita.

Le di muchas vueltas a cómo abordar el blog, y he quedado satisfecho. Espero que tú también. Iniciar es difícil pero más que satisfactorio. Cambios habrán siempre pero lo importante es empezar, ¡y ya empezamos!.

Dr. Luis Enrique Zamora Angulo.

Tu médico internista.

 

¡Si te gustó comparte!