La “cura” contra el cáncer; la diabetes; la artritis reumatoide, y mil enfermedades más:

Cuando publiqué el video sobre las vacunas (ese gran ejemplo que hicieron Penn y Teller sobre su efectividad contra diferentes enfermedades) hace más de un año, encontré una nueva subdivisión del Homo sapiens: aquellos entes radicales que juran que la medicina moderna (basada en la ciencia) está confabulada con los laboratorios médicos para ocultar curas ya existentes contra numerosas enfermedades que azotan por millones a la población mundial (cáncer, diabetes, Alzheimer, artritis reumatoide por ejemplo), por el gran negocio que representa y que deja incalculables ganancias para las empresas farmacéuticas, al obligar a la gente que no puede “curarse”, a consumir los tristemente satanizados medicamentos que solo controlan la enfermedad, sin resolverla de fondo.

Eso fue la punta del iceberg. Fue buscarle por aquí y allá y darme cuenta que este tipo de “divulgadores pseudocientíficos” y seguidores de esta teoría son los que también pregonan que esta medicina moderna “mata” a mucha gente y es, según sus muy “confiables fuentes”, la principal causa de muerte en Estados Unidos; que el VIH no existe y el SIDA tampoco; que las bacterias no provocan enfermedades, etc. Argumentos que dibujan un mundo estilo “matrix” donde todo es una farsa y ellos son los “despiertos”, los “cruzados” y perseguidos que han descubierto la verdad y buscan ser silenciados. Lo siento, esto no es política.

Incongruencias que hablan de un adoctrinamiento de cada uno de los médicos de este planeta (incluyéndome a mí), merced al plan de estudios conque nuestras universidades nos forman, diagnosticando que hemos sufrido un “lavado de cerebro” con la consecuente incapacidad de cuestionar nada que sea dictado por las empresas farmacéuticas. No, lavado de cerebro es el de Hitler y Goebbles para con parte del pueblo alemán. Lavado de cerebro es el del régimen de Corea del Norte, etc. Nadie me obliga a usar ningún tratamiento en determinado paciente nunca. Tengo libertad de búsqueda de información para comparar cualquier medicina o procedimiento médico que se me ocurra y puedo elegir sin reserva, siempre con libertad para cuestionar. Desde mi palco me río de tan estúpidos argumentos.

Démosle su justa dimensión a las cosas: esas empresas que producen medicinas son efectivamente un negocio, una forma de vivir, que busca una remuneración, tal como lo busca Walmart por poner al alcance los alimentos de quien puede pagarlos; tal como lo busca tu compañía telefónica por el servicio brindado, si puedes pagarlo; tal como lo busca Samsung o Apple cuando te vende tu super smartphone, ese que con su producción anual contamina importantemente nuestro planeta. Te da mil beneficios, si puedes pagarlos.

Lo mismo ocurre con la medicina, pero aquí hay un sesgo muy grande: son vidas las que están de por medio y es más fácil recurrir a la retórica de la ética y al crimen contra la humanidad que representa el dejar de darle un tratamiento a alguien porque no puede pagarlo. Lo entiendo completamente y estoy de acuerdo en esta aseveración. Todos deberíamos tener acceso a la medicina de primer mundo y poco a poco estos tratamientos se han ido incorporando a los hospitales públicos en muchos países, sin embargo, volvemos al mismo punto de inicio, y este argumento de las “conspiraciones farmacéuticas que lucran con la salud de la gente” entre otras aseveraciones, deben quedar a la luz de lo siguiente: Para disponer de un medicamento, hay que financiar una investigación, y eso es lo que le cuesta a la industria.

¿Sabías que la mayoría de las medicinas con que contamos actualmente son producto de las investigaciones de dichas empresas?. Ojalá me digas que en tu país es diferente, pero el gobierno para investigación médica y desarrollo de tratamientos no suelta un peso-euro-dólar. Antes que acusar a los laboratorios el primer reclamo debería ser para el gobierno corrupto que corta el presupuesto para la salud y eso mata la calidad de la atención médica. De nada sirve el médico más humano del mundo si no tiene los insumos necesarios para trabajar (principalmente medicinas). No esperes medicamentos nuevos gratuitos si el gobierno no hace investigación derivada de nuestros impuestos. Lo siento, no va a suceder.

El error de los laboratorios es que una vez que se termina su patente de diez años en donde sólo ellos pueden producir-vender su medicina, y salen al mercado los genéricos equivalentes, no bajan el precio de su producto, siendo esto para mí un error, porque un buen genérico funciona tan bien como el original. Muy criticable que sigan manteniendo precios tan elevados. El argumento de que porque un medicamento es genérico y por eso no sirve como el original es una falacia. Si no existieran estas empresas, no habría avances en tratamientos. Lo siento también, esa es la realidad.

No creo en estas conspiraciones médicas, contrario a lo que sucede en el mundo de la política. La historia de ella está llena de ejemplos irrefutables de matanzas, traiciones y lo que me quieran decir, sin embargo, no todo es “la matrix”.

El ser humano es curioso por naturaleza y nos gusta imaginar muchas cosas, y está bien, pero hay que tener cuidado, hay que matizar los hallazgos.

No creo que John Lennon siga vivo o que Mccartney murió y el tipo que sale en la portada del álbum Abby Road es otro. Tampoco creo en la teoría de una conspiración farmacéutica vs la salud de la gente. No hay ninguna evidencia con el suficiente peso que nos diga que los extraterrestres existen.

Dicen que se oculta información, pero: ¿Se ha guardado como secreto de estado que dejar de fumar, evitar la obesidad y hacer ejercicio disminuye muchísimo tu riesgo de diabetes?. No. ¿Cuántos han intentado hacerlo aún cuando tienen un familiar con diabetes?. Pocos.¿Se ha ocultado que fumar mata?. No. ¿Sabemos los daños del alcohol en exceso?. Sí.Pedimos una cura y acusamos a las farmacéuticas de atentar contra la salud de todos, cuando se nos ha dado vital información para estar mejor y muchos no hacemos un esfuerzo por cambiar las cosas.

Bueno, y entonces, ¿hay cura o no hay cura para tantas enfermedades “incurables”?. La respuesta la obtendrás si abordamos la evolución de la medicina, y lo último que sale a la luz es la cura de algo. Pon el ejemplo que quieras: tuberculosis, SIDA, neumonía. Primero ubicamos una enfermedad que mata o afecta a la gente, luego identificamos la evolución que tiene la enfermedad; después qué factores de riesgo comparten los enfermos que la padecieron, y así aprender cómo se transmite en este caso una infección, y posteriormente se trata de identificar a la bacteria o virus causante de la enfermedad. Al tener esta información, se puede buscar una cura. Lo mismo pasó con la diabetes o el cáncer: están ubicados factores de riesgo, esos que hay que evitar, lo que nos orienta a ubicar a las personas que podrían estar en riesgo elevado de tener la enfermedad y en donde tenemos que buscarla. Se te da la información, y es la principal contribución de la medicina hasta este momento, en muchas enfermedades.

El cine está lleno de películas con impresionantes efectos especiales; la tecnología celular es, comparada con la de hace 15 años, algo increíble. Los videojuegos no tienen comparación alguna con antaño. La búsqueda de información no tiene igual. La tecnología evoluciona a pasos agigantados, y aún así tarda, pero sus beneficios se ven de manera inmediata: coches, telefonía, cine, aviones, computadoras, etc.
En medicina, los grandes avances no tienen más de 100 años (la segunda guerra mundial obligó a esta a un salto evolutivo enorme). Hoy vivimos más tiempo que nunca; se transfunde sangre rutinariamente de manera segura; hay trasplantes de órganos (el más común de riñón); Las muertes asociadas al embarazo son muchísimo menos, y así puedo poner mil ejemplos.

Si comparas la atención médica, las cosas que hay hoy y que hace 50 años no había (basta ver las unidades de terapia intensiva), parecería que el futuro ha llegado al fin a nosotros, y no es así. Casa paso hacia adelante abre nuevas interrogantes, nuevos caminos qué recorrer, cada vez más complicados, más microscópicos. Quedan mil misterios pendientes sobre el cuerpo humano, y uno de ellos tarde o temprano nos dará la cura para alguna enfermedad que hoy se tacha de incurable. No hay tal conspiración farmacéutica, simplemente no hay cura. Los avances en medicina son de apreciación lenta, se requiere tiempo, años para verlos. No estamos tan avanzados como para soñar con soluciones definitivas para la mayoría de enfermedades que hoy son “incurables”.

La medicina ha dejado de ser un bebé. Su infancia nos dará más respuestas, hasta que llegue a la adolescencia y ojalá a una eterna etapa adulta, esa que aún desconocemos sobre lo que nos dará de avances en cien o doscientos años, y ya ahí habrá otro gran número de misterios por abordar. La ciencia nunca ha de terminar. Y lamentablemente no estaré ahí para ser testigo de ese futuro (ni tú tampoco).

Mientras tanto, hago mi parte. Hay conspiraciones en el mundo sí. Lamentablemente no puedo darte el gusto de decirte que en mi área es así, o al menos no tengo las pruebas contundentes que validen tal afirmación. Lo siento de nuevo, no lo hay.

No hay cura, porque no lo sabemos todo, y así seguiremos, durante mucho tiempo más, mientras cumplimos nuestra obligación principal: Buscar la verdad es nuestra obligación, encontrarla no.

Dr. Luis Enrique Zamora…

Tu médico internista.

Digiprove sealCopyright secured by Digiprove © 2017 Luis Zamora Angulo

¡Si te gustó comparte!

Médico Internista, expositor, conferencista, docente y ¡blogger!. Ejerzo desde el 2007. A través de este blog te enseñaré cuan maravillosa es la medicina, y cómo con ella cambiaron y seguirán cambiando nuestras vidas. Las historias que te contaré te acompañarán siempre. ¡Acompáñame en este viaje!.

Autor entrada: Doctor Humano

Doctor Humano
Médico Internista, expositor, conferencista, docente y ¡blogger!. Ejerzo desde el 2007. A través de este blog te enseñaré cuan maravillosa es la medicina, y cómo con ella cambiaron y seguirán cambiando nuestras vidas. Las historias que te contaré te acompañarán siempre. ¡Acompáñame en este viaje!.

8 comentarios sobre “La “cura” contra el cáncer; la diabetes; la artritis reumatoide, y mil enfermedades más:

    Rossy

    (7 septiembre, 2017 -12:11)

    No cabe duda, dr. La mercadotecnia nos rebasa, y aun mas triste a costa de las vidas humanas… Por codicia, avaricia o como se llame, lamentable los alcances de las empresas y laboratorios que se dedican a jugar con la vida misma….

      Dr. Luis E. Zamora

      Dr. Luis E. Zamora

      (7 septiembre, 2017 -12:51)

      Mi punto es que si bien la salud es un negocio (como lo es la telefonía celular por ejemplo), eso dista de que crea que ya existen curas. La medicina apenas va a entrar a la adolescencia.

    Juan Carlos Martínez

    (7 septiembre, 2017 -12:44)

    Excelentes ideas y comentarios muy atinados. Desafortunadamente a pesar de que se haga lo posible por difundir esto, siempre hay quien cree que su verdad es la única. Tristemente.

      Dr. Luis E. Zamora

      Dr. Luis E. Zamora

      (7 septiembre, 2017 -12:50)

      Así es Juan Carlos. No espero cambiar el mundo. Solo a uno, y con eso, se habrá dado el primer paso para cambiarlo. Piensan en medicina una como si ya estuviéramos en el futuro. Te mando un saludo.

    Claudia Ontiveros

    (7 septiembre, 2017 -16:27)

    Excelente artículo doc, siempre que alguien viene a mi con la mentalidad de la conspiración de las grandes farmacéuticas, mi respuesta es “tú crees que si la moringa (o cualquier tontera ‘natural’) fuera la cura para la diabetes (o cualquier enfermedad crónica), no habría ya una gran farmacéutica comercializándola, porque es la cura???”… Más tristeza y coraje, y desesperación me dan los multiniveles de cuanta cosa que te prometen el cielo, la luna, las estrellas, y sacarte de la pobreza con la cura para todos los males… y qué están haciendo de diferente que las farmacéuticas según ellos, si lo que están vendiendo y haciendo lavados de cerebro es para su negocio solamente, porque hasta ahora ningún multinivel ha probado tener la cura ante la FDA, la COFEPRIS, o cualquier institución reguladora en salud de los diferentes países. Falta muchísima educación en salud, muchísimo difundir esta “información que cura” (que esta de verdad cura, no como Lolita Ayala), y como siempre se agradece la manera fácil de traducirlo, e ideas para compartir con los pacientes

      Dr. Luis E. Zamora

      Dr. Luis E. Zamora

      (8 septiembre, 2017 -00:21)

      Hola Claudia: inmediatamente te van a citar los ejemplos de “pandemias inventadas” como la influenza y el ébola te citarán numerosa “bibliografía” y “esclarecedoras” teorías sobre cómo funciona el mundo realmente. Estoy de acuerdo contigo: la ciencia si bien no tiene la cura para todo al menos ya ha hecho muy improbable que la solución a nuestros problemas de salud esté en la moringa o en el agua de horchata, o menos que eso: en dietas “alcalinas” o en agua salina o en homeopatía. Escucho a alguien con este tipo de discurso y lo dejo en ese instante. No vale la pena invertirle un minuto siquiera. Es como hablar de religión o política.

    Werhis

    (7 septiembre, 2017 -20:36)

    Deje esas teorias desde mi acolescencia, maduré…estriste ver que otros no….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *