mar. Feb 19th, 2019

Terapia con magnetos: si te gusta que te vean la cara ¡acude!.

Utilizados desde el siglo XIX y anunciados como promisorios remedios para dolor e incluso prevención de resfriado, la terapia magnética persiste hasta nuestros días. Mucha gente la busca para tratar de aliviar múltiples enfermedades. Hay aditamentos de todo tipo, y ha evolucionado hasta lo que hoy se denomina “biomagnetismo”, aplicado a través de técnicas muy parecidas a la electroencefalografía.

La teoría de la utilidad de los magnetos es que producen energía en forma de “campo magnético”, es decir, una descripción matemática de la influencia magnética sobre las corrientes eléctricas y los materiales magnéticos (que en este caso se colocan en la persona; las corrientes eléctricas las posees de sobra en todo tu cuerpo).

Dichos magnetos varían en la intensidad de su efecto, midiéndose este en unidades llamadas Gauss (G), que van desde 300 a 5000 G, (lo que es varias veces más intenso que el campo magnético de nuestro planeta -0.5 G-) aquellos que se usan diariamente para estaf… (perdón), para ayudar a las personas a creer que están haciendo algo por su salud. Dicho esto, los encontrarás en forma de pulseras hasta collares, brazaletes, etc.

Su principal uso es como analgésico, y por ello las enfermedades  que más buscan el apoyo de estos es aquellas que duelen mucho: artritis reumatoide; artrosis (rodilla principalmente) o fibromialgia.

Como ya te has de imaginar, son miles de millones de dólares los que anualmente se gastan en estas cosas. Se dice que intervienen a nivel de unas fibras tipo “C” que se encargan de transmitir los impulsos de dolor desde cualquier parte de tu cuerpo y otra teoría dice que aumenta el flujo de sangre a los músculos y a la piel, oxigenando mejor todo lo que se te ocurra y por lo tanto aliviando el dolor.

Abundan las páginas en Facebook con promoción y oferta de terapia magnética, y abundan también los testimonios de personas que “sufrieron indecibles tormentos por la medicina actual y la insensibilidad de los médicos, que una y otra vez se equivocaron en el diagnóstico y solo los llenaban de pastillas sin resolverles nada”.

De una vez te digo: ten cuidado con este tipo de hallazgos en la red. No es lo mismo que me diga una persona que los extraterrestres existen y otra muy distinta que hayamos tenido ya comunicación con ellos en diferentes partes del mundo y nos hayan dado su ubicación exacta. Este tipo de “testimonios” buscan aprovecharse de el sesgo que todos tenemos, de que si alguien dice algo en lo que yo previamente creo (por ejemplo que la cura contra el cáncer existe) entonces al ver un anuncio de estos donde te dicen: “la cura contra el cáncer a tu disposición 100 % garantizada”, es muy fácil que alguien caiga, en primer lugar porque ya hay un sesgo previo, y en segundo porque ¿a quién no le gustaría librarse del cáncer?.

Listo entonces, sin más te pondré a disposición lo que he encontrado, (solo una pequeña parte), pues después de tantos artículos visto, todas las conclusiones son las mismas:

1.-Un metaanálisis del 2007 muestra 29 estudios donde se evaluó el uso de magnetos para calmar el dolor, siendo importrante resaltar que en dichos estudios se utilizó un placebo (sustancia inerte sin efecto alguno) para comparar la “eficacia” de la terapia magnética. Se concluyó que este tipo de tratamiento no tenía utilidad alguna para artritis reumatoide ni fibromialgia en base a todos los resultados. En osteoartritis de rodilla los datos que se obtuvieron no permitieron decir “NO SIRVE” pero son más que insuficientes para decirte que por favor ve metiendo otra vez el dinero en tu cartera antes de gastarlo aquí.

2.-El National Center for Complementary and Integrative Health, más recientemente (2015) concluye lo siguiente:

Su uso se basa en aliviar el dolor (de cáncer, VIH y todo lo que se te ocurra distinto así como lo estás pensando me lo olvidas inmediatamente, en el cesto de la basura hay mucho espacio).

-Si de plano te gusta que te vean la cara, no debes dejar bajo ninguna circunstancia tu tratamiento médico actual (¿te suena conocido?).

-Concuerda que sus efecto secundarios son básicamente raros, pero nada de acudir a esto aquellos pacientes que tengan marcapaso. (Bueno, en realidad nadie debería acudir).

-Los únicos estudios donde ha habido “cierto-escaso-poco” éxito carecen de buena metodología (lo mismo que pasó con el plasma rico en plaquetas y con la ozonoterapia, ¿recuerdas?).

3.-Esta otra revisión del 2013 (más de 30 artículos originales y 10 compilaciones de estudios -revisiones sistemáticas-) concluyen que no hay efecto de la terapia con magnetos sobre el placebo. No se justifica gastar un dólar o un peso en estos tratamientos. Es necesario disponer de estudios mejor realizados, pero por el momento la conclusión es contundente.

Este sitio mencionado es de acceso libre y se encarga de revisar la evidencia disponible de manera crítica sobre todo lo relacionado a medicina alternativa (compañero médico, no le pierdas la pista).

Si ya donaste a los damnificados de nuestro terremoto y ya tienes cubiertas tus necesidades y deseas que te estaf… (perdón de nuevo) atiendan estas personas, te debo decir que si usas marcapaso, o algún dispositivo electrónico de infusión de insulina (bomba) permanente, debes evitar utilizar este procedimiento. Los magnetos podrían interferir con el funcionamiento de tu corazón al grado de poder causar la muerte. Fuera de eso, el uso de los mismos es bastante seguro, y eso, en honor a la verdad, lo mencionan todos los artículos que revisé.

Es una lástima: estamos inundados de esta charlatanería. Ninguna parte del mundo se escapa.

Conclusión:

Como puedes ver, estamos en donde mismo con la ozonoterapia y el plasma rico en plaquetas, en lo que a la terapia con magnetos se refiere. La evidencia que tenemos comenta que su uso es única y exclusivamente para dolor, y en la calle te encuentras anuncios (cuando encuentre uno le tomaré una fotografía) donde textualmente dicen: “más de 99 enfermedades curadas”, y abajo está entre ellas el cáncer y la diabetes.

Partiendo de esto, entonces hoy has aprendido cuál es la posición de la medicina sobre este tema y si nosotros solo hablamos de que su uso es para dolor, (sin haber pruebas sólidas de que efectivamente sirva para aliviarlo), los que te mencionen algo relacionado a magnetismo con otras enfermedades están mintiendo y te están invitando a que les regales el dinero, siempre con la comodidad por delante de decir: “no dejes tu tratamiento médico pero sí ponte esto o aquello”. Es un fraude y una estafa.

Todo lo que veas en diferentes enfermedades incluyendo el Alzheimer no funciona. No hay estudios, no hay evidencia y sí te va a costar una buena cantidad de dinero.

No caigas en engaño. A mí también me gusta la magia, pero como entretenimiento. Soy el primero en acudir al cine y abandonarme ante la majestuosidad del hombre araña balanceándose por Nueva York, o maravillarme por las proezas del último hijo de Kryptón en la Tierra; realmente me fugo, pero cuando las luces se encienden, sin reparo alguno vuelvo a la realidad, donde no me puedo dar el lujo de no ser racional.

Eres racional para muchas cosas (sabes que deben prepararse académicamente para el futuro; sabes que debes ahorrar para el futuro; sabes que debes invertir para el día que te retires; sabes que hoy es momento de comprar un coche o tal vez no), no dejes de ser entonces racional también con tu salud, donde un mal paso te costará una gran cantidad de dinero intentando curar algo que puede seguir avanzando paralelamente  y en algunos casos podría acabar con tu vida.

Si quieres fantasear, mejor lánzate al cine o cómprate un buen libro, no sé, tal vez uno como el que voy a escribir…después.

Dr. Luis Enrique Zamora.

Médico Internista.

Posdata:

Bueno, pensándolo bien, sí hay un magneto que reconozco que funciona y lo he comprobado siempre que lo he visto. No necesito más pruebas, estoy convencido. Tal vez con él si podría recibir un tratamiento.

Si sonreíste ve hasta el final del artículo. ¡Comparte esta información!.

Max H. Pittler, MD PhD: Static magnets for reducing pain: systematic review and meta-analysis of randomized trials.CMAJ. 2007 Sep 25; 177(7): 736–742.

U.S. Department of Health & Human Services: Magnets. National Center for Complementary and Integrative Health. 2015.

Mundell WC. Static magnet therapy for pain relief: a critical review. OA Alternative Medicine 2013 Aug 01;1(2):19.

Campo magnético: Wikipedia.

Y muchas otras más fuentes bibliográficas que repiten una y otra vez que el tratamiento con magnetos solo se aplica para el dolor y aún así ¡No ha demostrado que sirva!.

No lo olvides.

 

Digiprove sealCopyright secured by Digiprove © 2017 Luis Zamora Angulo

¡Si te gustó comparte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *