mié. Jun 26th, 2019

Si vas a entrar a leer este artículo pensando encontrar una recomendación milagrosa que te hará dejar de fumar estás equivocado. No la hay. Dejar de fumar exige para casi todas las personas compromiso, fuerza de voluntad y ayuda farmacológica. Como todo lo difícil en la vida, hay una recompensa que vale mucho la pena al final del camino, por la que vale la pena luchar.

El cigarro es la principal causa prevenible de muerte (es decir, que lo puedes retirar voluntariamente de tu vida y con eso te estarás haciendo un bien como pocos los hay en medicina, cosa que no se puede hacer con la diabetes o la carga genética que traigas contigo), y a pesar de eso cada día crece el número de fumadores que tienen a su favor la ventaja de que son jóvenes y es menos frecuente que aparezcan complicaciones derivadas del cigarro, al menos tan rápidamente.

Seguramente conoces a alguien que domina todo el oscuro arte del fumar; que hace trucos de magia con cigarros y que además desde que se levanta tal vez ya está consumiendo el primero del día. También debes de conocer a alguien que además de su perfume en sus ropas al acercarse le puedes percibir el penetrante aroma del tabaco (a mí no me gusta), o aquel que al manejar durante largos trayectos debe hacer una parada para degustar un buen tabaco (o a lo mejor no tan bueno, pero lo saca del apuro). Todos conocemos a personas que les fascina fumar y narran sensaciones muy agradables con cada inhalación, a pesar de que saben que es un hábito muy dañino (sin duda está en el top 3 de factores de riesgo en el mundo).

Pero también, en menor cantidad, podemos tener conocimiento de alguien que ha intentando arrancarse de las garras del cigarro, no una sino muchas veces. Historias repletas de actos heroicos y desesperantes que en el último momento fracasan y se vuelve a recaer. Lograr dejar el tabaco llega a tornarse muy complicado.

¿Y porqué es tan difícil?:

Tu cuerpo se ha acostumbrado a la nicotina. Cada inhalación te surte inmediatamente de una carga extra de nicotina que pasa a tu sangre y en 7 segundos está en el cerebro. Aquí, en una zona que se llama Nucleus Accumbens, estimula la liberación de dopamina y este neurotransmisor riega tu cerebro haciéndote sentir mucho placer. Esto lo puedes extender para cualquier cosa que te produzca placer en la vida: cuando lo experimentaste la primera vez, liberaste dopamina, te gustó, y ahora cada vez que lo haces se sigue recompensando tu cerebro y te sientes bien (puede ser con sexo, videojuegos, películas, ejercicio, y por supuesto con el cigarro). Si quieres ver en vivo esto, no dejes de ver este demostrativo video.

Pero tú también puedes poner de tu parte para que el proceso sea difícil: si te cierras a la posibilidad de requerir medicina como terapia de apoyo, estarás perdiendo un buen porcentaje de posibilidades de éxito en el camino. Si aún no conoces los 3 medicamentos que hay disponibles para dejar de fumar te recomiendo le des una leída al artículo que escribí hace tiempo, aquí. No tengas temor, son medicamentos que se usan todos los días en todo el mundo pero eso sí, exigen que el paciente esté comprometido con dejarlo.

Recuerda que:

Hasta este punto, nos hemos enfocado a cosas que ya habrás escuchado o leído antes, pero me atrevo a decir que no has recibido el consejo médico que te voy a dar para tratar de ayudarte a dejar de fumar, así que vayamos hacia allá pero dejando una lista de puntos que debes tener siempre frente a ti si lo vas a intentar llevar a cabo:

1.-Esta medida es transitoria (repítelo en voz alta).

2.-Lo mejor respecto al cigarro, es precisamente no usarlo. ¡Nadie debería  de fumar nunca!. Un solo cigarrillo al día basta para hacer estragos.

3.-Esto sí lo puedes intentar antes de llegar con el médico, pero es necesario precisamente eso: acude a consulta para iniciar el plan para dejar el tabaquismo. Si en donde vives hay módulos especiales donde se enfocan a esto, no dudes en utilizarlos (aquí en México son las conocidas “Clínicas antitabaco”), pues habrá incluso un área de apoyo psicológico el cual está indicado como plan multidisciplinario para tener éxito.

4.-Si eres hombre y no tienes un buen motivo para dejar de fumar, puedes leer el artículo que escribí titulado: “Cáncer de pene: lo que debes saber ¡ya!.”.

5.-Si eres mujer, bastante tienes de qué preocuparte respecto al cáncer de mama como para continuar fumando.

¿Entonces que puedo hacer?:

Tratando de ayudarte en el proceso, te recomiendo que dejes el cigarrillo y mientras tanto uses pipa o puro. Si te has quedado con los ojos abiertos y no puedes entender cómo un médico te propone que sigas fumando como estrategia para lograr precisamente lo contrario, déjame explicarte porqué.

Hay dos enfermedades en particular que disminuyen un poco la posibilidad de presentarse si se deja de lado el cigarro común: La Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica y el Cáncer Pulmonar, esto principalmente a que a la pipa y al puro no se les da lo que aquí en méxico se le conoce como “el golpe”, es decir, no se da el paso del humo de la boca hasta los pulmones.

Cuando utilizas una de estas dos opciones, puedes lograr no un beneficio realmente, pero sí minimizar el daño que le estás haciendo al órgano vital que cuando tengas más de 60 años empezará a darte todos los problemas que en este momento no te está dando. El resto de enfermedades, como los infartos, las embolias (enfermedades cardiovasculares), se mantienen sin gran diferencia y así fumes pipa o puro se te pueden presentar por igual, aunque no se le dé “el golpe” a estos. Lo que se mantiene sin cambios el riesgo de cáncer de boca y de lengua.

Conoce los riesgos y las escasas ventajas, y úsalos a tu favor:

Fumar pipa o puro no elimina el riesgo de enfermarte, pero puedes dar un poco de reposo al pulmón y al menos sentir que la disnea (sensación de dificultad respiratoria) mejora, adquieres confianza y podrías motivarte más con miras a emprender el reto de dejar de fumar.

Recuerda que lo ideal es que nadie fume absolutamente nada. Así nacimos y así deberíamos de permanecer siempre.

Empieza por esto, y que tengas mucha suerte. Acércate a tu médico.

¿Y el cigarrillo electrónico?: se merece un capítulo aparte con datos que te sorprenderán, y será el tema del próximo video que publicaré en youtube, en el canal que oficialmente hoy inicié. Asómate aquí para que te des una idea sobre cómo te voy a explicar las cosas. ¡Suscríbete al canal!.

Tampoco olvides darte de alta en mi mi página de facebook,

En Twitter me encuentras como @tuinternistamx.

Si te ha gustado el artículo no olvides dejarme tus comentarios y compartirlo con quien creas le será útil.

¡Suscríbete al blog!.

Dr. Luis E. Zamora

Médico internista.

Bibliografía:

N. Katsiki: Smoking and vascular risk: are all forms of smoking harmful to all types of vascular disease?; Elsevier public health 127 (2013) 435 e441.

Digiprove sealCopyright secured by Digiprove © 2017 Luis Zamora Angulo

¡Si te gustó comparte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *