Prehistóricos medicamentos que aún seguimos usando, y bien (1ra. Parte):

Cada día, cada mes, cada año, hay algún avance en la medicina. He sido testigo de ello desde hace más de 10 años.

Medicamentos van y vienen, con la promesa de hacer lo que se espera ante el avance del tiempo: un tratamiento mejor, con menos efectos secundarios y sobre todo, más eficaz.

Vivimos dando por sentado que lo nuevo es mejor, más avanzado, pero en medicina, esto muchas veces no es tan cierto. La posibilidad de ver más allá de esto que se asume como indiscutible es algo de lo que más valoro de estar de este lado, donde también a veces puedo ser un paciente pero siempre soy médico.

He aquí pues la primera de 3 partes, donde te presentaré varios medicamentos que han vencido al tiempo, resistiendo los embates de las nuevas terapias, siendo prescritos diariamente a lo largo del mundo y que en cada receta nuestra va implícito algún grado de cariño y nostalgia ya que nos han acompañado desde hace más de 30 años, desde los inicios de nuestra carrera, y que tal vez seguirán vigentes (no sé cuántas) una vez que la hayamos terminado.

Este artículo va dedicado con mucho cariño a aquellos titanes farmacológicos que han cambiado vidas, y dado a manos llenas la posibilidad de alargarla mucho o poco más, pero algo al fin; tal vez minutos, días o semanas, que podrían bastar para dejar una huella eterna en la memoria de los que dejemos tras de nosotros.

Vamos a viajar por el tiempo, y sonreír a la par.

Se vale llorar.

1.-Isoniazida:

Ha estado con nosotros más de 100 años, pero su actividad antituberculosa se describió 33 años después (1945).

Aún hoy, no podríamos soñar con un tratamiento antituberculosa que no la llevara.

Sí, la resistencia del bacilo a las drogas antifímicas es un problema, pero nos ha dado décadas de dulces triunfos.

Por todas las vidas que has librado de la tuberculosis, te doy las gracias isoniazida.

Serás inolvidable.

2.- Penicilina:

Descubierta en 1928 y empezada a utilizarse con fines antibacterianos en la década de los 40’s, la penicilina marcó oficialmente el camino para arrancar de la muerte a millones de personas debido a las infecciones.

Su uso es ya mucho más limitado que en sus inicios, debido a que las bacterias también han aprendido a defenderse de ella, sin embargo, el Estreptococo beta hemolítico del grupo “A” muere de miedo con solo escuchar su nombre y lo mismo el Treponema pallidum, causante de la sífilis.

Un antibiótico maravilloso que aún está entre nosotros y que en cada aplicación le da al paciente no solo un efecto terapéutico, sino toneladas de historia.

Porque envejeceré gracias a ti, mil gracias penicilina.

3.-Sulfas:

Otro antibiótico. Descubiertas en 1932, tienen como principal exponente al trimetoprim con sulfametoxazol.

La resistencia bacteriana ha mermado su utilización además de que sus reacciones alérgicas pueden ser más impresionantes que las presentadas con penicilina por ejemplo.

Ha resurgido el trimetoprim ya que se ha empezado a utilizar contra el estafilococo meticilino-resistente, y por lo tanto, aún tiene mucho qué dar, además de ser una buena opción en infecciones urinarias en las damas.

Otro clásico.

4.-Aspirina:

Comercialiaza desde 1899 para aliviar el dolor, actualmente su principal uso es para prevenir infartos cardiacos (en quienes ya han vivido uno), o han tenido un evento vascular cerebral (embolia).

A pesar de más de un siglo entre nosotros su importancia diaria en el mundo es incuantificable.

Uno de mis consentidos, que no deja de dar batalla: recientemente se ha publicado un estudio en donde se concluye que su uso regular puede disminuir la frecuencia de los episodios de migraña, así como disminuir la posibilidad de padecer cáncer colorrectal (esto último muy controversial aún para aterrizarlo en dosis diarias y recomendaciones).

Un grande, sobre el cual aún no nos ponemos de acuerdo al 100 %.

Me encanta.

5.-Tetraciclina:

Patentada en 1955, llegó a ser el antibiótico más prescrito de su época.

Como todo: el uso y abuso de esta sobre todo en el área veterinaria, aumentó la resistencia bacteriana, sin embargo, minociclina y doxiciclina siguen utilizándose cotidianamente contra el acné.

Mencionan por ahí que se investigan ciertos indicios de que minociclina podría ser de ayuda en el Alzheimer y eventos vasculares cerebrales, por propiedades independientes a su actividad antimicrobiana.

Estoy sorprendido. ¡Cuántas cosas hay por ver, por buscar!.

Han pasado más de 60 años y continúa entre nosotros. Toda una vida.

6.-Digoxina:

Si te cayeran encima todas las recetas que al día se dan de digoxina, morirías al instante.

Su utilidad en fibrilación auricular, y en insuficiencia cardiaca, aún es bastante, aún cuando ya últimamente las guías de tratamiento tiendan a prescindir de ella.

Las propiedades digitálicas se conocen desde hace siglos, pero oficialmente es a partir de 1785 cuando entra la era moderna de su uso.

Aunque potencialmente tóxica, su papel entre nosotros es invaluable. Ha dado tiempo valioso a los enfermos para con sus familias. Días, semanas, meses, poco o mucho, no importa. ¡Ha dado tiempo!.

No pierdas el tiempo: corre por tu caja de digoxina, abrázala y llora.

7.-Nitroglicerina:

Ha pasado ya mucho tiempo desde aquel lejano 1867 cuando fue utilizada para tratar la angina de pecho y evitar recaídas.

Hoy, es de vital importancia cuando intravenosa ayuda a disminuir la presión arterial en un quirófano, además de ser por sus propiedades vasodilatadoras, objeto de detallado estudio para ayudar a la quimioterapia a llegar de manera más profunda a un tumor.

Junto a la morfina, y la aspirina, son el equipo de choque contra el infarto agudo al miocardio cuando este se presenta y el paciente llegaba urgencias.

Un pilar en el tratamiento de las enfermedades cardiovasculares.

No importa que duela la cabeza después de utilizarla. Prefiero eso al dolor de cabeza de no tenerla a la mano cuando se requiera.

No dejes de compartir esta información y suscribirte al blog, porque esta historia continuará…

Dr. Luis Enrique Zamora.

Médico internista.

Digiprove sealCopyright secured by Digiprove © 2018 Luis Zamora Angulo

¡Si te gustó comparte!

Médico Internista, expositor, conferencista, docente y ¡blogger!. Ejerzo desde el 2007. A través de este blog te enseñaré cuan maravillosa es la medicina, y cómo con ella cambiaron y seguirán cambiando nuestras vidas. Las historias que te contaré te acompañarán siempre. ¡Acompáñame en este viaje!.

Autor entrada: Doctor Humano

Doctor Humano
Médico Internista, expositor, conferencista, docente y ¡blogger!. Ejerzo desde el 2007. A través de este blog te enseñaré cuan maravillosa es la medicina, y cómo con ella cambiaron y seguirán cambiando nuestras vidas. Las historias que te contaré te acompañarán siempre. ¡Acompáñame en este viaje!.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *