Mundo en penumbras:

  1. En los confines más oscuros del tiempo, la medicina y la ciencia guardan la más preciada y noble de sus historias: la lucha por devolverle la vista a la humanidad…

Quiso la naturaleza dotar a nuestros ojos de un perfecto lente de 20 dioptrías llamado cristalino, pero caprichosamente también quiso que a veces perdiera su transparencia, impidiendo que millones se maravillen del mundo que los rodea.

Sumiéndolos en oscuridad eterna…

La lucha que este capricho provocará, será una de las más apasionantes que la humanidad librará en toda su historia. Será ardua, estará llena de fracasos, y los primeros héroes no saben si vencerán.

Pero lo harán a través de nosotros.

El combate es antiguo, mucho. Los jeroglíficos en la pared despiertan escalofríos en el alma más dura. El procedimiento es salvaje, una anécdota en nuestro presente. No hay más.

Los médicos egipcios lo intentan, pero es imposible. Hechizos, ungüentos, oraciones. Nada sirve.

La estatua de Ka-aper del año 2457-2467 nos enseña que el capricho de la naturaleza, la catarata, nació con este mundo. Ha sido compañera de viaje desde siempre; la opacidad en el ojo izquierdo del monumento la delata.

La tumba del médico egipcio Skar, descubierta en 2001 y de más de 4000 años de antigüedad, contiene un arsenal de 30 armas de bronce, incluidas aquellas que crudamente se adentraban en el ojo del enfermo buscando devolverle la visión.

Con tales herramientas, los egipcios empujaban la catarata hasta el fondo del ojo, hundiéndola en la masa gelatinosa que es el humor vítreo, y sacándola del campo de visión. Esta técnica llamada “couching” será usada durante miles de años, obsoleta en nuestros días.

Tendrá algún grado de éxito, pero muchos de los pacientes quedarán ciegos en el camino. Los que no, nada podrán hacer para rehabilitar su vista, pues los lentes bifocales nacerán más de 1500 años después.

Son auténticos mártires del lento avance hacia la medicina moderna…

Pasan los siglos. Maharshi Sushruta 🇮🇳 describe oficialmente el couching, y entre el 209-9 a.C. la India enseña y establece el procedimiento en 🇨🇳.

Un procedimiento al que le seguía untar mantequilla y vendar el ojo. Resultados, ninguno.

La oscuridad sigue reinando.

Tras su paso por la edad media, el principio del fin del couching se anuncia: la extracción quirúrgica de la catarata es una realidad. Jacques Daviel 🇫🇷 , cruza la frontera de lo inimaginable y realiza la primera de ellas un 8 de abril de 1747.

Lo que pasó en ese consultorio ese día marcó una era que hoy vive sus momentos más dorados 😭 .

Ambos procedimientos compiten entre sí. Tienen fervientes seguidores y feroces críticos.

El músico Johan Sebastian Bach 🇩🇪 decidirá hacerse el couching, para no tener éxito y morir ciego unos meses después.

Tras la proeza de Daviel, la aventura se estanca 😟…

El ojo es tierra de nadie, un sitio inhóspito donde las cataratas son extraídas por cirujanos generales que tras la extirpación enseñada por Daviel, lo olvidan.

Hace falta un genio romántico, un visionario que convierta en sagrado algo por siglos profanado…

Ese hombre es Albrecht von Graefe 🇩🇪, un prominente oculista. Convencido de que el ojo es un campo que debe estudiarse aparte del resto del organismo, defiende su idea tenazmente contra la Universidad de Berlín, que decía que el ojo y sus enfermedades eran insignificantes 😒.

Se enamora del oftalmoscopio creado en 1850 por Hermann von Helmholtz. Con este instrumento, Graefe abre el camino para el estudio sistemático y moderno del ojo. Gracias a él, nace la oftalmología. Es su máximo pilar. Muere a los 42 años pero su legado es IMPAGABLE.

Llega 1908, y otro gigantesco salto: John Louis Borsch, oftalmólogo de Filadelfia, inventa los lentes bifocales. Una gran ayuda para la miopía y el astigmatismo, pero que no saldaban la deuda más grande contraída con aquel al que le sacaban el cristalino con todo y su cápsula…

Retirarlo dejaba libre el humor vítreo, y su salida desde atrás hacia la parte de adelante del ojo aparte de traer infecciones también volvía realidad la pesadilla más grande para el oftalmólogo: el desprendimiento de retina.

El retiro INTRACAPSULAR NO era el camino…

Harto de la mala visión de sus pacientes tras la extracción INTRACAPSULAR, Sir Nicholas Harold Lloyd Ridley 🇬🇧, pasa noches enteras buscando una solución.

La catarata se sacaba, pero después, los pacientes debían usar unos lentes gruesos y muy poco estéticos para poder ver.

Ridley razona que si quitas un lente, debes de colocar otro, por lo que era necesario dejar la cápsula posterior intacta, para poder asentar el lente artificial en la barrera natural del contra el humor vítreo.

La teoría era buena, pero le faltaba el material ideal…

Los aires del triunfo definitivo y anhelado contra la catarata empezaron a llegar cuando en su trabajo como oftalmólogo para la Fuerza Aérea Británica, se dio cuenta que muchos sobrevivientes tenían incrustados pequeños trozos de plástico y vidrio en los ojos…

Sin provocar molestia alguna. Los impactos de bala del enemigo provocaron los destrozos en los aviones que después serían lanzados al rostro de los héroes. El destino puso su parte.

Ridley decidió que el material tenía que ser el polimetilmetacrilato.

😎.

Ridley obtiene su objetivo y un 29 de noviembre de 1949 coloca el 1er. Lente intraocular en la historia de la medicina en el Hospital Saint Thomas, en Londres.

No tuvo éxito. El paciente tuvo gran miopía y debió retirarlo. Meses después lo recoloca con mejor resultado.

El camino es duro. Hay una resistencia atroz, las críticas feroces. La comunidad médica encuentra aberrante colocar un trozo de plástico en el ojo, pero Ridley que lo ha visto, que lo ha puesto, cree a muerte en él y va por todo.

La imagen de un médico en un congreso que en su presentación muestra un lente intraocular y una bomba de tiempo a su lado prediciendo el desastre es para la historia, y duele.

“¡No pares Harold, solo un poco más!”…

😉.

3 años después, en 1952, el Wills Eye Hospital en Filadelfia verá colocarse en su historia el 1er. Lente Intraocular. Ridley sigue perfeccionando y pese a todo, anuncia el 1er. congreso de lente intraocular en la Royal Society of Medicine in London.

Peter Choyce es arrastrado por el empuje de su maestro. Desarrolla muchos lentes y el Choyce Mark IX, fabricado por Rayner Intraocular Lentes, en 1981 se convertirá en el 1er. Lente intraocular aprobado por la FDA.

El camino está definido. 32 años después, Ridley triunfa definitivamente.

😎.

En febrero del 2000, Ridley es nombrado Caballero por la reina Elizabeth II, en el palacio de Buckingham. 3 meses después, el 25/05, el pionero que le asestó el golpe mortal a la catarata, murió, dejando un campo vasto y rico por explorar para la oftalmología…

Pero esta tierra prometida no estaría completa sin la grandiosa idea que Charles D. Kelman tuvo un día en el consultorio de su odontólogo gracias a uno de sus aparatos.

Piensa que utilizando ondas ultrasónicas puede destruirse el núcleo del cristalino y dividirlo…

Pudiendo entonces retirar los trozos por separado, lo que requería incisiones más pequeñas para extraer la catarata. Hoy, la facoemulsificación es el procedimiento rey en esta área.

Ridley por un lado, y Kelman por el otro, nos dieron la tierra prometida 😎.

Lo que antes era un campo de guerra, donde antes reinaba el fracaso a cada paso, hoy es un patio de juegos en el cual ya no se lucha por sobrevivir. Se ha convertido en un lienzo donde se busca la perfección, y la tecnología y la medicina viven un romance eterno. Eso es la oftalmología.

Hoy, tenemos los lentes intraoculares multifocales, que le permiten ver al paciente a múltiples distancias. No son perfectos ni baratos, pero la historia tecnológica nos ha enseñado que ambas partes mejorarán mucho 😍.

Los lentes intraoculares plegables también son una realidad. La obsesión de la oftalmología es hacer incisiones cada vez más pequeñas. Antes, en 1918, se trabajaba con casi 10 mms y hoy, si acaso se superan los 2 mms., ¡una hermosa locura!.

Y finalmente la joya de la corona: el láser femtosegundo. Preciso, rápido y seguro, permite acceder a las incisiones más pequeñas en toda la historia de la oftalmología.

El oftalmólogo vive un sueño todos los días de su vida 😉.

Hoy, la catarata ha sido domesticada. Ahora, (dicho de manera muy general), se busca mediante los ojos “biónicos” estimular la corteza cerebral y así lograr que personas ciegas puedan ver. La catarata ha quedado atrás para siempre…

El ser humano consiguió recuperar la vista. El camino fue difícil, pero la recompensa, única.

Todo esto encierra la cirugía de catarata, la más realizada diariamente, en todo el mundo.

Qué viva eternamente, la reina de las cirugías 😎😍😉.

Fin.

Dr. Luis Enrique Zamora.

(Dedico este hilo al Dr. Omar Melendres, oftalmólogo, quién con infinita paciencia aclaró todas mis dudas respecto a los procedimientos quirúrgicos. Gran amigo desde hace años, y al Dr. Adrián Cázares, también oftalmólogo y amigo, por compartirme bibliografía y sobre todo por apoyar que este trabajo se realizara).

Digiprove sealCopyright secured by Digiprove © 2018 Luis Zamora Angulo

¡Si te gustó comparte!

Médico Internista, expositor, conferencista, docente y ¡blogger!. Ejerzo desde el 2007. A través de este blog te enseñaré cuan maravillosa es la medicina, y cómo con ella cambiaron y seguirán cambiando nuestras vidas. Las historias que te contaré te acompañarán siempre. ¡Acompáñame en este viaje!.

Autor entrada: Doctor Humano

Doctor Humano
Médico Internista, expositor, conferencista, docente y ¡blogger!. Ejerzo desde el 2007. A través de este blog te enseñaré cuan maravillosa es la medicina, y cómo con ella cambiaron y seguirán cambiando nuestras vidas. Las historias que te contaré te acompañarán siempre. ¡Acompáñame en este viaje!.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *