¡La aspirina NO SIRVE para prevenir infartos! (ay, la humanidad):

Tabla de contenidos

Primero que nada, tranquila (o tranquilo); la aspirina, esa tableta blanca de mediano tamaño que se posó en los estantes de las farmacias por primera vez en 1899, funciona grandiosamente, y es uno de los pilares actuales que sostiene a la medicina moderna contra la principal causa de muerte en el mundo que son las enfermedades cardiovasculares (principalmente traducidas como “embolia” o “infarto”). Es tan conocido este efecto que ya es de dominio público. En reuniones sociales o familiares siempre se cuenta la historia reciente de una visita al médico donde te dicen que “me dieron la aspirina para prevenir un infarto, 1 tabletita diaria”. Pocas veces en un acto tan noble por parte del médico como prevenir un infarto, y con una pequeña tableta de por medio se encierra a futuro un peligro tan grande.

Y es que estas generalizaciones que médicos, pacientes y personas hacemos sobre la aspirina, son peligrosas. Parece que los 75 a 100 mgs. que se requieren para cumplir el objetivo soñado de que no nos dé eso que les da a los papás o abuelitos de las protagonistas de las novelas, son pocos e inofensivos comparados con los 500 mgs. que hay que tomar para gozar de la potencia antiinflamatoria y analgésica de la aspirina, pero el daño está a la vuelta de la esquina, SI SE ESCOGE AL PACIENTE EQUIVOCADO PARA RECIBIRLA.

Una cosa es PREVENCIÓN SECUNDARIA (“ya me dio alguna vez una embolia o infarto y la tomo para evitar otro”), y otra muy distinta es la PREVENCIÓN PRIMARIA (“NUNCA me ha dado una o infarto pero la tomo, no vaya a ser”).
Las maravillas de la aspirina o sus serios efectos adversos en el estómago de los pacientes parten de hacer esta adecuada diferenciación. El mal discernimiento del médico o del paciente abre las puertas del cielo o del infierno.

Toma en cuenta que la aspirina (😍) no solo puede provocar sangrado digestivo (estómago o intestinos), sino también cerebral (poco riesgo, pero está) así como otras hemorragias potencialmente serias a otros niveles. Aunque veas la tableta pequeña y simpática, no es cualquier cosa. El beneficio de la aspirina con respecto a los infartos en PREVENCIÓN SECUNDARIA es INDISCUTIBLE. Es una de esas verdades que en medicina son absolutas.

Quien ya tuvo un infarto o una embolia DEBE recibir este fármaco u otro (Clopidogrel) que persiga el mismo fin preventivo. En prevención PRIMARIA entramos en ese terreno en donde las recomendaciones NO son uniformes. La Sociedad Europea de Cardiología NO la recomienda ni otras sociedades del Reino Unido tampoco (haya diabetes o no). Otros dicen que sí pero que dependa del riesgo cardiovascular, y que si este es igual o mayor del 10 % en aquella persona que tenga más de 50 años, se inicie la aspirina en QUIEN NUNCA HAYA TENIDO UN INFARTO (Tu riesgo cardiovascular es la posibilidad de que de aquí a 10 años te dé una embolia o un infarto 😥).

Desde 1988 hasta el 2014 había 15 estudios tratando de ENCONTRAR utilidad de la aspirina en quienes NUNCA han tenido infartos y los resultados son los mismos: la evidencia concuerda en que es una delgada línea de beneficio que está muy cercana a los riesgos de sangrar, y ello es lo que detiene que podamos recetarla en este tipo de pacientes. Otro punto en contra es que el riesgo cardiovascular si te salió alto, ANTES de buscar atacarlo con una pastillita, puede disminuir si bajas la presión arterial, el colesterol y dejas de fumar, lo que ya no te haría candidato tal vez a la aspirina.

Hace poco más de un mes vi en tuiter cómo anunciaban de manera escandalosa que UN NUEVO ESTUDIO (publicado en el New England Journal of Medicine el 16 de septiembre de este año), concluía que la aspirina NO protegía contra todo aquello que sabemos QUE SÍ LO HACE y que además ponía a sangrar a los pacientes (para los médicos que lean este post, les dejo el artículo mencionado, AQUÍ).

Pues claro, ¿qué esperaban?, los pacientes que se analizaron en el estudio eran pacientes SIN que nunca les hubiera dado un infarto o una embolia, o sea eran de PREVENCIÓN PRIMARIA, y ahí, desde hace mucho sabemos que la amada aspirina TIENE MÁS RIESGOS QUE BENEFICIOS, no hay más que decir; sin embargo, empezó cierta difusión (equivocada) sobre este tema, por lo que en ese momento di mi punto de vista y me dio mucho gusto que varios médicos en tuiter se manifestaran con conocimiento de causa.

Lo más importante que debe dejar este artículo es lo peligroso que puede ser el generalizar el beneficio de un medicamento. No se trata nada más de tomar una aspirina para prevenir un infarto; seleccionar y medicar al paciente adecuado, para obtener el máximo beneficio posible del fármaco.

Pacientes: antes de empezar a tomar aspirina para “evitar un infarto” por su cuenta, acudan al médico para ver si son candidatos a recibirla.

Médicos: recuerden que la gran mayoría de las cosas en medicina no son blancas ni negras, sino por el contrario, están llenas de matices.

Si no empezamos a matizar nosotros, ¿entonces quién?…

Ni modo que los pacientes…

Dr. Luis Enrique Zamora…

“El Dr. Humano” (¡Si te ha parecido de utilidad tu lectura suscríbete al blog!).

Bibliografía:

 

Digiprove sealCopyright secured by Digiprove © 2018 Luis Zamora Angulo

¡Si te gustó comparte!

Médico Internista, expositor, conferencista, docente y ¡blogger!. Ejerzo desde el 2007. A través de este blog te enseñaré cuan maravillosa es la medicina, y cómo con ella cambiaron y seguirán cambiando nuestras vidas. Las historias que te contaré te acompañarán siempre. ¡Acompáñame en este viaje!.

Autor entrada: Doctor Humano

Doctor Humano
Médico Internista, expositor, conferencista, docente y ¡blogger!. Ejerzo desde el 2007. A través de este blog te enseñaré cuan maravillosa es la medicina, y cómo con ella cambiaron y seguirán cambiando nuestras vidas. Las historias que te contaré te acompañarán siempre. ¡Acompáñame en este viaje!.

2 comentarios sobre “¡La aspirina NO SIRVE para prevenir infartos! (ay, la humanidad):

    Anny

    (13 octubre, 2018 -04:30)

    Excelente como siempre mi querido Doctor!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *