Si has empezado a leer esto, es porque en tu camino está trazado que tarde o temprano te enfrentarás al Examen Nacional de Aspirantes a Residencias Médicas, (mejor conocido como “el ENARM”), ya sea por primera vez, o de nueva cuenta. El recorrido es espinoso, y los porcentajes de éxito son pocos, ante un examen que permite a miles de médicos presentarlo, pero que otorga un muy reducido número de lugares para acceder a la especialidad en medicina.

No voy a ahondar en detalles sobre aquello que dicen: “se empieza estudiar para el ENARM desde la facultad de medicina, y desde el primer día” (aunque concuerdo en que en un mundo ideal, así debería de ser, y la mejor recomendación para los que aún están en la universidad es que aprovechen su aún lejano enfrentamiento contra el ENARM, para entender que este es su verdadero objetivo); pero no es un mundo ideal, y no tiene caso ponerte barreras psicológicas que te hagan más difícil el camino, que de por sí ya es cuesta arriba, como para que además lo recorras con 30 kilogramos de peso extra en los hombros. Tendrás que arreglártelas con lo que tienes, y lo que tienes es que el banderazo de salida rumbo al ENARM es cuando el internado de pregrado se ha terminado. La última etapa de la infancia del médico se despide y deja paso a otra, en donde el ahora pasante de servicio social es más consciente de lo que se avecina y activa otros mecanismos de supervivencia; ese que sabe que ahora, el nuevo impulso que pueda tomar su carrera depende expresamente de él, y donde cosechará en septiembre lo que haya sembrado en los meses previos al día más importante de su vida profesional.

Sé que te sientes nervioso, tanto, que quizás dudas de ti mismo, de si serás capaz de llevar a cabo semejante proeza, y de que igual que algunos de tus conocidos, puedas decir que vas a hacer una especialidad médica. Mucho de este nervio se debe a que efectivamente, no sabes ni por dónde empezar. Los consejos que has recibido han sido dispersos, aislados, y las herramientas para prepararte son múltiples (y caras); los cursos abundan con precios que van desde poco menos de 10,000 pesos hasta más de 30,000, una locura. Detente un momento a pensarlo: un internado y un servicio social que otorgan una beca miserable, dos años prácticamente improductivos económicamente y todavía después, tienes que destinar en promedio 20,000 pesos para un curso. No, la vida del médico es toda una odisea. Las decisiones deben de tomarse pronto, porque el tiempo apremia, y deben de ser las mejores posibles, porque el dinero no abunda. Díganme lo que me digan, que un padre o una madre se desprenda de 30,000 pesos sin tener la certeza de que su hija o hijo médico va a alcanzar un lugar en la especialidad no deja de ser un sacrificio para la mayoría. Una inversión con esperanzas y fe, pero en muchos aspectos ciega, que si no consigue el éxito, se habrá esfumado y en un año nuevamente habrá que realizarla. Lo pienso frecuentemente, y el panorama es desolador.

Esta y más variables entran en juego para el médico que avanza a paso tambaleante al encuentro con el ENARM. Nunca te darás cuenta que tan capaz eras al momento de aplicarlo salvo cuando mires ese capítulo de tu vida en retrospectiva y tal vez digas: “no era para tanto”, pero mientras, los nervios te consumen, la palabra fracaso toma dimensiones cada vez más apabullantes y la sensación de ser señalado y haberle fallado a los padres se acrecenta. Se empiezan a buscar alternativas, puntos de apoyo que enseñen el camino hacia la especialidad, como lo puedo ver en mi blog cada 6 meses con cada cambio semestral de estudiantes en el internado y el servicio social, cuando el artículo que publiqué en octubre del 2017 donde compartí algunos consejos para optimizar el estudio para el ENARM, aumenta la cantidad de visitantes (en menos de año y medio lleva más de 50,000 lecturas, imagínate). El artículo puedes verlo aquí: https://www.tumedicointernista.com/2017/10/01/enarm-2018-los-secretos-pasarlo-50000-veces/

Cada año pasa igual, cuando los médicos que salen de su internado de pregrado rumbo al servicio social me preguntan exactamente lo mismo: cómo estudiar para el ENARM, charla que no solo se da en el hospital, sino que también se extiende a una reunión fuera de él, donde un par de cervezas y los lazos que se han establecido durante todo un año permiten que se hable del examen como lo haría no un médico a un estudiante, sino de amigo a amigo; curiosamente también, al término de cada plática, desde hace ya más de un lustro, ha quedado en mí la inquietud de plasmar en un libro todo lo que he hablado y reflexionado sobre el examen en tantos años, pero por una u otra razón, nunca me había dado el tiempo necesario para realizarlo, hasta hoy.En este libro, te comparto mi personal método de estudio, eso que yo en estos momentos, si volviera a vivir el proceso de estudiar para presentar el ENARM, llevaría a cabo todos los días, empezando por poner orden en mis actividades futuras, decidir cuál curso escoger y cuánto gastar, cómo hacer mis resúmenes, qué hacer con las redes sociales, cuántas horas mínimas estudiar al día, qué hacer con la familia, cuándo usar manuales, cuándo libros, cuándo “banquear”, cómo afrontar la angustia y la ansiedad que vendrán a ti en el proceso, y lo necesario para que llegues con la mejor versión de ti al examen más importante de tu vida.

El libro está diseñado para ser el mejor compañero que podrás tener rumbo al ENARM, y estoy seguro que lo leerás más de una vez en el camino. Es una charla directa, amena y digerible sobre ese tema que tanto te preocupa; más de 20,000 palabras con todo aquello que a mí me hubiera gustado escuchar o leer antes del examen, y que valorarás enormemente.

Sin embargo, debo ser claro en algo y tú debes decidir en consecuencia: si crees que este libro es el pase directo a la especialidad médica y que comprándolo estarás del otro lado, te equivocas. Ni aquí, ni en ninguna otra parte encontrarás tal oferta, y quien te la haga, te estará engañando. Si esa es la idea que en ti existía al momento de abrir este artículo, siento desilusionarte, pero no es así, y si lo deseas, puedes irte, no te culpo. Esta guía es para aquellos que están convencidos de que el esfuerzo y el sacrificio son necesarios para alcanzar el éxito, incluso más que el talento mismo. Aquí aprenderán cómo maximizar sus armas, su aprendizaje, y encontrarán la tranquilidad necesaria para mantenerse enfocados y plantarle cara al examen, cuando llegue el momento. Depende absolutamente de ti.

¡Aquí las primeras retroalimentaciones que me han llegado!

Si lo deseas, puedes adquirir “LA GUÍA DEFINITIVA PARA APROBAR EL ENARM” aquí, en donde encontrarás el método de pago y las instrucciones necesarias para recibir tu libro, el cual está en formato PDF a un costo de 250 pesos. Mejor inversión no vas a poder hacer, te lo aseguro.

¿Qué estás esperando?

Mi primer libro electrónico.


Un libro único en su tipo, que estoy seguro que ayudará a muchos a alcanzar su sueño. ¡No dejes de decirme qué te ha parecido cuando lo leas!

Un abrazo:

Doctor Luis Enrique Zamora Angulo (El Doctor Humano).

Digiprove sealCopyright secured by Digiprove © 2019 Luis Zamora Angulo

¡Si te gustó comparte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *