Bienvenido al blog donde la medicina cobra vida propia:

La medicina es apasionante, mueve diariamente nuestra vida, pero tiene un grave defecto: lo simple, lo cotidiano, parece corriente a los ojos de la gente, principalmente de aquellos que nada tienen que ver con ella, y al mismo tiempo, lo complejo, lo moderno, lo titánico, se vislumbra inalcanzable y poco aplicable a la vida diaria, lo que hace parecer a esta noble ciencia, aburrida, inentendible.

Hoy, el flujo de la información es vertiginoso y a la vez generoso: podemos aprender lo que nos interese en el momento en que lo decidamos sobre prácticamente cualquier área del conocimiento humano; no cabe duda que la gente se ha acercado más a la ciencia gracias a la tecnología, pero paradójicamente, a la par de ello, me di cuenta que la medicina sigue siendo un tema lejano, casi místico, y poco aplicable a la vida diaria de las personas, un concepto que está equivocado y muy lejos de la realidad.

La mayoría de las cosas que se leen sobre medicina parecen dogmáticas, poco cuestionables, ya sea porque se ignore el tema o porque simplemente no despierte el interés; hastiantes e incontables repasos oxidados, recetas carcomidas de información metidas con calzador que aburren desde el principio. Descripciones académicas que para los no médicos se tornan tediosas, soporíferas, pareciendo iguales unas tras otras, aunque el ojo entrenado sepa que no lo son.

Por eso hace casi 2 años surgió este blog, destinado a ser un lugar donde la medicina cobre vida propia y se vuelva cercana a la gente, para que esa cercanía los haga conscientes de la gran época que nos ha tocado vivir, utilizando los contrastes obtenidos de comparar las hazañas impensables del presente con las intensas y desgarradoras historias del pasado.

La gente no necesita discursos repetitivos. La gente necesita sentir que la medicina moderna no está confinada a un laboratorio, alejada de ella, oscura y misteriosa. Hay que darle otro enfoque y otro sentido; uno que fusione las emociones de las luchas más épicas que muchos héroes libraron para salvarnos de la muerte, con el del constante aprendizaje que nos haga enamorarnos cada día más de este hermoso y ancestral arte. Un enamoramiento que empieza por el eterno principio de buscar la verdad.

Los ingredientes existen, y están puestos en la mesa. La realidad supera muchas veces a la ficción, y de esas historias está llena la medicina.

Yo te las contaré.

Dr. Luis Enrique Zamora…

El Dr. Humano.

Guadalajara Jalisco, 27 de diciembre del 2018.

Digiprove sealCopyright secured by Digiprove © 2018 Luis Zamora Angulo

¡Si te gustó comparte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *